El Campeón del Mundo ya duerme en tierra azteca

Sólo se alcanzó a escuchar un grito de “ahí vienen” de una fémina, para que los alrededor de 100 aficionados que se dieron cita en el Hotel Camino Real del Pedregal se alebrestaran cuando vieron...
 Sólo se alcanzó a escuchar un grito de “ahí vienen” de una fémina, para que los alrededor de 100 aficionados que se dieron cita en el Hotel Camino Real del Pedregal se alebrestaran cuando vieron ingresar al inmueble al camión de La Furia Roja.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • David Villa y Vicente del Bosque fueron los más aplaudidos
  • Algunos no resistieron las ganas de sacarse fotos en el autobús que transportó a La Furia
  • Sólo Fernando Llorente se detuvo a dar algunos autógrafos

Sólo se alcanzó a escuchar un grito de “ahí vienen” de una fémina, para que los alrededor de 100 aficionados que se dieron cita en el Hotel Camino Real del Pedregal se alebrestaran cuando vieron ingresar al inmueble al camión que transportaba a los Campeones del Mundo. Procedente del Aereopuerto Internacional de la Ciudad de México, la Selección Española arribó pasadas las once de la noche a su hotel de concentración de cara al cotejo amistoso ante el Tricolor este próximo miércoles en el Estadio Azteca en punto de las 14:00 horas. Los casi 100 seguidores, hombres y mujeres, no pudieron contener las ganas de acercarse a los monarcas de Sudáfrica 2010 y conforme éstos fueron bajando todos se arremolinaron para intentar obtener el autógrafo y la foto del recuerdo con sus ídolos; los cordones y guardias de seguridad de poco sirvieron. Al grito de “Campeones, Campeones, ole, ole, ole”, los seleccionados españoles fueron recibidos por sus fanáticos, que enfundados en la playera de La Furia Roja y con sus banderas del país ibérico, no dejaron de corear y vitorear a Vicente del Bosque y cada uno de sus pupilos, siendo el nuevo ariete del Barcelona, David Villa, el más ovacionado y requerido al son de "Villa, Villa, Villamaravilla". La batalla comenzó esta noche en el hotel de concentración del Campeón del Mundo (previo al duelo ante México como parte de la celebración del Bicentenario), pues entre fanáticos, reporteros, fotógrafos y camarógrafos la disputa por la mejor imagen o alguna declaración entorpeció el paso de los seleccionados españoles, que no se detuvieron ante nada y ante nadie, excepto Fernando Llorente, jugador del Athletic de Bilbao, a quien no le importó el tumulto y los empujones y se paró a dar algunos autógrafos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×