Cuatro años de lo mismo para el Tri

El periodo 2006-2010 de la Selección Mexicana estuvo marcado por la falta de planeación, la ausencia de un proyecto a mediano y largo plazo, los errores directivos, pero sobre todo, por los...
 El periodo 2006-2010 de la Selección Mexicana estuvo marcado por la falta de planeación, la ausencia de un proyecto a mediano y largo plazo, los errores directivos, pero sobre todo, por los fracasos deportivos.  (Foto: Notimex)
Guadalajara, Jalisco, México -
  • Hugo llegó con la idea de hacer Campeón del Mundo a México, el “Pentapichichi” ni siquiera terminó su etapa
  • El “Vasco” cerró su ciclo mundialista pero no le pudo dar a México el quinto partido
  • No hubo un proyecto fijo en la Selección Nacional que fuera respaldado por los directivos

El periodo 2006-2010 de la Selección Mexicana estuvo marcado por la falta de planeación, la ausencia de un proyecto a mediano y largo plazo, los errores directivos, pero sobre todo, por los fracasos deportivos. Durante este ciclo que terminó en el Mundial de Sudáfrica, el Tricolor tuvo en el banquillo a cuatro técnicos (Hugo Sánchez, Jesús Ramírez, Sven-Göran Eriksson y Javier Aguirre); pasaron por sus filas una gran cantidad de futbolistas, y al final, ante el panorama negro se tuvo que recurrir a un viejo conocido (Aguirre), aunque la historia fue la misma: no se logró el famoso quinto partido. INICIA LA ERA DEL "PENTAPICHICHI"

Tras la salida de Ricardo La Volpe del combinado mexicano, la FMF no tuvo muchos problemas para definir a su sustituto. Hugo Sánchez contaba con gran apoyo del gremio futbolístico, así como también de la opinión pública. Si bien es cierto que no tenía gran currículo como estratega, un Bicampeonato dos años atrás con Pumas lo respaldaban. En febrero del 2007, Hugo llegó al banquillo nacional prometiendo grandes cosas, asegurando que bajo su mando el Tricolor disputaría mínimo las Semifinales del Mundial de Sudáfrica. Su debut como técnico del Tricolor se enmarcó con una derrota de 0-2 ante Estados Unidos, en partido de preparación. Gracias a la llegada de Sánchez Márquez, el atacante Nery Castillo decidió defender la camiseta Tricolor y más adelante dio de qué hablar con su gran calidad. El rojiblanco Jonny Magallón fue el hombre de todas sus confianzas pues jugó en 22 de los 25 partidos que éste dirigió. El primer examen llegó para el “Pentapichichi” en junio del mismo año en la Copa de Oro, donde perdió la Final ante el cuadro norteamericano por 1-2. En dicha justa, Carlos Salcido mostró su malestar con el técnico ante la escasa actividad y decidió no disputar la Copa América de Venezuela. El mejor momento de Hugo con el conjunto azteca se dio justamente en la Copa América, donde vencieron a Brasil en la primera ronda y se adjudicaron el tercer puesto. Pero el futbol que mostraba el Tricolor y el fracaso de no calificar a México a los Juegos Olímpicos de Beijing, marcaron el futuro de Hugo. En marzo del 2008 fue cesado justo tras el amistoso ante Ghana en Londres. CHUCHO, EL INTERINO

Tras el primer gran fracaso del ciclo, los directivos decidieron colocar como técnico interino a Jesús Ramírez, esto mientras definían quién sería el indicado. Chucho sólo estuvo al frente del equipo dos meses, y dirigió un par de duelos amistosos en Estados Unidos.

SVEN, LA APUESTA CONVERTIDA EN FRACASO

En junio del 2008, la Comisión de Selecciones Nacionales sorprendió a todo mundo al contratar al sueco Sven-Göran Eriksson.   De inmediato, las críticas hacia el estratega internacional llegaron ante su falta de conocimiento del futbol mexicano, el cual quedó plasmado en cada partido que dirigió, así como también por su comportamiento extracancha. Eriksson dejó muchas dudas futbolísticas, pero el panorama se fue complicando en la Eliminatoria Mundialista, donde el Tricolor llegó a ser penúltimo. El sueco fue cesado del timón 10 meses después (abril del 2009), tiempo en el que dirigió al combinado nacional en 13 ocasiones, sumando seis victorias, un empate y seis derrotas, dejando al Tri en una posición bastante complicada en la Eliminatoria Mundialista. EL "VASCO", LA SALVACIÓN

Javier Aguirre fue presentado en abril del 2009 como estratega mexicano, con el objetivo claro de llevar al cuadro Tricolor por segunda ocasión a la justa mundialista. El “Vasco” comenzó a echar mano de la gente joven y dejando de lado a hombres como Oswaldo Sánchez y Pável Pardo. Tras 10 años de no conseguir la Copa de Oro, Aguirre y sus muchachos se proclamaron Campeones de esta justa al derrotar 5-0 en la Final a Estados Unidos. Su experiencia y calidad fueron determinantes para que México recompusiera el camino y lograra el boleto a Sudáfrica 2010. Hombres como Giovani dos Santos, Efraín Juárez y Carlos Vela fueron claves para conseguir un gran triunfo en Costa Rica ante los ticos. Ya en la justa mundialista, el “Vasco” sorprendió a todo mundo al no convocar a Sinha y al colocar como titular al “Conejo” Pérez y Guillermo Franco, dejando en el banquillo a Guillermo Ochoa y Javier Hernández. México inició el Mundial con un empate a un gol ante Sudáfrica; luego ganó 2-0 a Francia, y ante Uruguay, donde buscaba el primer lugar del Grupo, cayó por la mínima diferencia. La historia se repitió. Por quinto Mundial consecutivo, el Tricolor se quedó en Octavos de Final al caer nuevamente 1-3 ante Argentina, tal y como sucedió hace cuatro años en Alemania. Con el fracaso a cuestas, Javier Aguirre decidió dar un paso al costado y anunció tras la justa mundialista su adiós del banquillo nacional.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×