El día que EU nos perdonó la humillación

Esta noche se disputa una nueva Final de la Copa Oro, y Medio Tiempo abre para ti el túnel del tiempo, para trasladarte cuatro años atrás a un choque entre México y Estados Unidos.
 Esta noche se disputa una nueva Final de la Copa Oro, y Medio Tiempo abre para ti el túnel del tiempo, para trasladarte cuatro años atrás a un choque entre México y Estados Unidos.  (Foto: Notimex)
Monterrey, Nuevo León -
  • Del archivo de Medio Tiempo, recordamos la Final de Copa Oro 2007

Esta noche se disputa una nueva Final de la Copa Oro, y Medio Tiempo abre para ti el túnel del tiempo, para trasladarte cuatro años atrás a un choque entre México y Estados Unidos, en el único título que los norteamericanos le han ganado al Tri en un duelo de CONCACAF. Archivo Futbol se remonta al 24 de junio del 2007, cuando el cuadro norteamericano pintó una remontada dolorosa para el cuadro verde, que acabó vencido 2-1. Estados Unidos remonta 2-1 a México y se corona en CONCACAF Chicago, Illinois LA CRÓNICA La pesadilla para el futbol mexicano se cumplió, y ya no es ningún secreto que Estados Unidos le ha tomado la medida al Tricolor, al menos jugando en su territorio. El trofeo más valioso de la CONCACAF le fue arrebatado este domingo al cuadro azteca por su acérrimo rival, en una actuación que pasará a la historia como la tarde en que México perdió su primera Final en Copa Oro, y con ella la inocencia de sentirse superior por decreto ante su vecino del norte. La etiqueta de Gigante de CONCACAF le quedará grande por dos años al plantel azteca, viendo festejar orgullosos a los de las barras y las estrellas, tras imponerse 2-1, en una remontada tan dolorosa como consecuente. El estadio Soldier Field de Chicago fue testigo de una humillación que se grabó ante sobrado conjunto de Bob Bradley, que pudo poner una cifra de escándalo, pero que se vio benévolo simplemente ganando el trofeo de campeón, ante un barco mexicano que navega sobre aguas turbulentas. Jugando contra Estados Unidos en su cancha, hoy el saldo es simplemente aterrador. De 1999 a la fecha, México no ha ganado ninguno de los nueve partidos disputados, rescatando sólo un empate y acumulando ya ocho derrotas. En ocho visitas a Estados Unidos sólo se le ha hecho un gol, y ya son 15 los recibidos. La credibilidad en el proceso de Hugo Sánchez pende de un hilo. Y no es por querer aumentar la presión –de por sí excesiva- sobre el banquillo nacional, sino que luce un panorama muy oscuro de cara a la Copa América de Venezuela que inicia esta semana. Si ya hace unos días fueron Carlos Salcido, Ricardo Osorio y Pavel Pardo los que saltaron del barco, hoy se nota que más elementos quieren bajarse de esta nave que va hacia el naufragio. Este domingo se acentuó lo frágil del sistema del Pentapichichi, que vio bombardeada su cabaña, y que nunca encontró una fórmula para revertir la inercia. Ahora México deja su saldo en dos finales ganadas en Copa Oro ante Estados Unidos, por una del cuadro norteamericano. Lo peor es que –fuera del orgullo y la supremacía- México estará fuera de la Copa Confederaciones 2009, que se disputará un año antes del próximo Mundial. Estados Unidos cargará en Sudáfrica la bandera de CONCACAF. El duelo dio la impresión de que México se revolucionaba y cumplía su mejor actuación del certamen, pero todo fue una ilusión. El vecino del norte jugó anulando las virtudes individuales de los verdes, hasta hacer al portero azteca el héroe. La primera llegada de peligro fue de Donovan que habilitó a Beasley que por el centro, y tras enfilar al marco, Oswaldo Sánchez evitó el peligro jugándose el físico. México no definía bien su postura en los minutos iniciales, y Feilhaber avanzó más tarde por el centro para disparar de media distancia, apenas desviado del poste. La escuadra azteca pasaba apuros, y todo se acentuó cuando instantes después Jared Borgetti causó baja por lesión, teniendo en Omar Bravo a su reemplazo, inoperante a la postre. Las imprecisiones no paraban en la zaga verde, y Márquez falló otra salida para que Donovan perfilara por la derecha y tras un rebote le llegara a Dempsey, que disparó a gol a dos tiempos, pero Oswaldo atajó valiente. Fue hasta entonces que la aplicación empezó a llegar, y el plantel nacional se asentó enfriando el vendaval. En un rebote, Salcido le tocó a Guardado, que sin pensarlo cedió un taconcito a Nery Castillo que se fue sólo por la izquierda y disparó de zurda, apenas desviado. La confianza llegó sobre el final del primer tiempo, con un gol tan benévolo como inmerecido. Al minuto 44 Castillo hizo una gran jugada individual por la derecha, y tras dos gambetas llegó a fondo y metió su centro raso a segundo palo donde apareció Guardado barrido para empujar de zurda el 1-0. Era la gloria que hacía soñar con el dominio y el orgullo, sólo que el cimiento se plantaba sobre el fango. Estados Unidos era el que dominaba en cada zona, y eso se reflejó en el complemento, tan pronto se dio el silbatazo inicial. Tras un centro por la derecha, Brian Ching bajó el esférico hacia la media luna y Dempsey disparó de primera, para que el balón diera en Márquez y el rebote le quedara de nuevo a Ching, que disparó a quemarropa, y Oswaldo volvía a salvar. Era mucho el apremio norteamericano, y al 60’ Ching bajó un pase largo en el área por el lado derecho, y tras darse la vuelta eludió a Magallón para enfilar a puerta; el zaguero tuvo no tuvo otro recurso que zancadillarlo con la rodilla, y el árbitro marcó el penalti. Un minuto más tarde, Donovan, el máximo antagonista de los mexicanos, cobró perfecto de pierna derecha, dejando hincado a Oswaldo, que tras fintar sobre la línea no atinó a lanzarse. La herida estaba abierta, y la embestida del local fue constante. Al 73’ se consumó la voltereta, cuando tras un tiro de esquina por la derecha, la pelota salió rechazada al centro, y Benny Feilhaber, en un derroche de técnica, empalmó de volea de fuera del área para poner el esférico al ángulo, en uno de los mejores goles en la historia del certamen. La realidad cobraba lógica. Hugo Sánchez no tuvo argumentos, y mandó al campo a Adolfo Bautista y Cuauhtémoc Blanco buscando sumar al frente, aunque las carencias de unidad de todo el certamen volvieron a aparecer. El “Bofo” tuvo el gol del empate en un rebote defensivo, la pelota le quedó de frente en el área estadunidense y tras acomodarse disparó de derecha, sólo que el arquero Tim Howard desvió a córner. Pero México estaba partido, y los espacios ya eran avenidas. Ching perdonó la humillación al país en un balón largo que le dio para sacar al arquero, y tras recortar a la derecha disparó a la meta desprotegida, pero sin dirección. Aún Donovan tomó un rechace tras un tiro de esquina mexicano y se fue solo desde su área pegado a la banda derecha, ningún mexicano cerraba y le tocó al centro para Beasley que tuvo todo para empujar, pero el ofensivo jugó como un defensor, y la echó para arriba improbablemente ante la incredulidad de todos. El final llegó y México se hundió en su impotencia, mientras Estados Unidos celebró como  nunca un título en la zona, por darse ante un rival que siempre era el que humillaba. La pesadilla ha tocado su clímax. Estados Unidos 2-1 México GOLES 0-1 Andrés Guardado 44’ 1-1    Landon Donovan (penalti) 61’ 2-1 Benny Feilhaber al 73’ ESTADOS UNIDOS 1.- T. Howard 3.-  C. Bocanegra 22.- O. Onyewu 17 J. Spector 13 J. Bornstein 4 P. Mastroeni 7 D. Beasley 8 C. Dempsey 5 B. Feilhaber 10 L. Donovan 11 B. Ching D.T. Bob Bradley MÉXICO 1.- O. Sánchez 4.- R. Márquez 3.- C. Salcido 16.- J. Lozano 2.- J. Magallón 5.- R. Osorio 18.- A. Guardado 8.- P. Pardo 7.- A. Medina 9.- J. Borgetti 21.- N. Castillo D.T. Hugo Sánchez

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×