Los castigos del 21 de septiembre, parámetro en México

La madrugada del 8 de septiembre marcó a 13 seleccionados mexicanos pero más a un balompié que hasta ese momento había tratado la disciplina y el orden con sigilo, sin escándalos que traspasaran...
La madrugada del 8 de septiembre marcó a 13 seleccionados mexicanos pero más a un balompié que hasta ese momento había tratado la disciplina y el orden con sigilo, sin escándalos que traspasaran las puertas de un vestidor.
 La madrugada del 8 de septiembre marcó a 13 seleccionados mexicanos pero más a un balompié que hasta ese momento había tratado la disciplina y el orden con sigilo, sin escándalos que traspasaran las puertas de un vestidor.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • Efraín Juárez y Carlos Vela tuvieron los castigos más importantes
  • Antes de cumplir un año, un nuevo acto de indisciplina se presentó en el Tri

La madrugada del 8 de septiembre marcó a 13 seleccionados mexicanos pero más a un balompié que hasta ese momento había tratado la disciplina y el orden con sigilo, sin escándalos que traspasaran las puertas de un vestidor. Fue hace 365 días cuando el ahora ex Director de Selecciones Nacionales, Néstor de la Torre, hizo públicas las sanciones a los 13 jugadores (Efraín Juárez, Carlos Vela, Guillermo Ochoa, Francisco Rodríguez, Carlos Salcido, Andrés Guardado, Gerardo Torrado, Pablo Barrera, Giovani dos Santos, Javier Hernández, Rafael Márquez, Enrique Esqueda y Héctor Moreno) que participaron en la fiesta en el hotel de concentración de la Selección Mexicana. “Se prometió transparencia, se prometió que íbamos a llegar a las consecuencias, a las responsabilidades y no tenemos ningún inconveniente tampoco en poner el reglamento”, fueron las palabras de De la Torre. Seis meses de suspensión de cualquier convocatoria al Tri para Carlos Vela y Efraín Juárez, además de 50 mil pesos para cada uno de los 13 elementos fue la sanción impuesta, dinero que se repartió entre tres instituciones: Michou y Mau, Signos de Amor y Dibujando un Mañana. Aquella conferencia de prensa marcó un punto y aparte en la historia del futbol azteca, pues por primera vez en su historia se aplicaba un reglamento al interior de una concentración del combinado nacional mayor y se hacían del conocimiento público los castigos de los inmiscuidos en la indisciplina. Quejas, lagunas en el reglamento, protestas de jugadores y hasta una carta en donde se solicitó la renuncia de Néstor de la Torre fueron las consecuencias que trajo aquella medida que sin duda se colocó como un parámetro para la disciplina y los reglamentos o los llamados “códigos” al interior de los equipos nacionales. "Sí hay un reglamento que él (De la Torre) nos mencionó, que nos platicó los puntos, pero en el cual hay muchas lagunas". Declaró Guillermo Ochoa. “Alguien se quiere parar el cuello y salvar su puesto diciendo que hay orden en la Selección, pero esto no se va a quedar así”, fueron las palabras de Rafael Márquez, quien habría encabezado la “rebelión” contra Néstor. Los seleccionados lograron su objetivo. Néstor de la Torre fue removido de su cargo y las Selecciones Nacionales terminaron en manos de Héctor González Iñárritu, quien meses después se enfrentó a una situación similar cuando anunció la suspensión de ocho jugadores de la Selección Mexicana Sub-22 que rompieron con el “código de conducta” previo a la Copa América de Argentina 2011. UN AÑO DESPUÉS "Es un momento muy triste para mí, siempre he manifestado que de todas las camisetas que podré defender a lo largo de mi carrera la más especial siempre será la de la Selección”, manifestó Efraín Juárez, el jugador que más sufrió las consecuencias. Para Juárez lo más complicado llegó después del castigo. Tras ser considerado un titular indiscutible en las filas del Celtic de Escocia –disputando los partidos de la liga y marcando goles en la etapa previa de la Champions y Europa League-, tuvo que conformarse con el banquillo el resto de la temporada e incluso solicitar su salida, pues fue borrado por el entrenador Neil Lennon, debido a su conducta presentada con la Selección Mexicana. A excepción de Enrique Esqueda, el resto de los sancionados se mantiene en las convocatorias del “Chepo” de la Torre, siendo piezas fundamentales en la consecución del título en la Copa Oro. De hecho Efraín Juárez y Carlos Vela regresaron a una convocatoria el 17 de marzo del presente año y volvieron a jugar con la camiseta tricolor el 26 de marzo ante Paraguay en el caso de Vela y el 29 del mismo mes ante Venezuela en el caso de Juárez. Ha pasado un año desde aquella polémica decisión, el futbol mexicano quedó marcado y hoy la disciplina parece estar a la par de los conceptos futbolísticos, físicos y hasta económicos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×