Debut de naturalizados, aporte disperso con el Tri

Desde el debut goleador de Guillermo Franco, hasta las grises presentaciones de Damián Álvarez o Lucas Ayala. Los primeros partidos con el Tricolor de los elementos naturalizados en las últimas...
Desde el debut goleador de Guillermo Franco, hasta las grises presentaciones de Damián Álvarez o Lucas Ayala. Los primeros partidos con el Tricolor de los elementos naturalizados en las últimas décadas han sido de distinto calibre.
 Desde el debut goleador de Guillermo Franco, hasta las grises presentaciones de Damián Álvarez o Lucas Ayala. Los primeros partidos con el Tricolor de los elementos naturalizados en las últimas décadas han sido de distinto calibre.  (Foto: Notimex)
Nueva Jersey, EUA -
  • El ‘Chaco’ buscará darle consistencia al aporte ‘foráneo’ en el Tri, cuando se estrene este miércoles como seleccionado nacional

Desde el debut goleador de Guillermo Franco, hasta las grises presentaciones de Damián Álvarez o Lucas Ayala. Los primeros partidos con el Tricolor de los elementos naturalizados en las últimas décadas han sido de distinto calibre, a pesar de que la mayoría de ellos han sido titulares el día en que estrenaron la camiseta verde.

Este miércoles podría darse el debut de Christian Giménez con la Selección Mexicana, sin antecedentes que sean tendencia y le estorben demasiado, aunque sí con ejemplos inspiradores, como los de Franco o Antonio Naelson “Sinha”.

Después de una primera oleada de seleccionados naturalizados entre 1935 y 1962, con españoles como Carlos Blanco y José López Herranz, o argentinos como Carlos Lara y Alfredo Acosta, la segunda era de “foráneos” convocados al Tri llegó el 13 de marzo del 2002, cuando Gabriel Caballero debutó en un triunfo amistoso en San Diego, California, de 4-0 sobre Albania bajo la batuta de Javier Aguirre.

El de origen argentino jugó todo el partido, pero no brilló y al final disputó 8 partidos con la camiseta verde. Tras él, Antonio Naelson “Sinha” comenzó una destacada carrera como seleccionado. Convocado por Ricardo La Volpe, el 8 de septiembre del 2004 se presentó en partido de Eliminatoria contra Trinidad y Tobago en Puerto España con una victoria de 3-1, en la cual jugó 84 minutos. Ese fue el primero de 56 partidos con el Tri, la marca más abultada para un naturalizado con la Selección.

Un año después, el 8 de octubre del 2005, Guillermo Franco fue titular en el triunfo de 5-2 contra Guatemala en un amistoso donde incluso marcó un gol, en el inicio de una historia que le llevó a los Mundiales de Alemania y Sudáfrica, en 2006 y 2010, respectivamente.

El sueco Sven-Göran Eriksson reflejó su espíritu cosmopolita con la convocatoria de hasta cuatro naturalizados en un partido contra Suecia que perdió México por 1-0 en Oakland, California.

En ese juego debutó Lucas Ayala, quien sólo participó 60 minutos y nunca más volvió al Tri. Un año antes Leandro Augusto y Matías Vuoso habían jugado su primer partido con el equipo nacional. Además de estos tres, el otro naturalizado contra Suecia había sido "Sinha".

Leandro debutó con el Tri el 20 de agosto contra Honduras en partido de Eliminatoria en el Estadio Azteca, con triunfo de 2-1 y siendo titular, y Vuoso ante Jamaica, también en partido de clasificación hacia Sudáfrica 2010, aunque el delantero sólo disputó 12 minutos ese día.

Después de ellos, Damián Álvarez retomó la tradición al jugar sólo 16 minutos, sin tiempo para trascender, contra Colombia en amistoso en febrero del 2012, cuando el resultado fue un tropiezo de 0-2 y el DT ya era el "Chepo" de la Torre.

Este miércoles, el volante de Tigres tendrá una segunda oportunidad, justo cuando el “Chaco” buscará darle consistencia a la historia de los debuts de los "foráneos"  en el Tricolor.

No te pierdas