Esperan hondureños un Tricolor con más hambre

Ni los fracasos de los últimos meses ni la goleada contra Costa de Marfil de hace un par de semanas han cambiado la idea que sobre el potencial de México tienen en la Selección Hondureña.
Ni los fracasos de los últimos meses ni la goleada contra Costa de Marfil de hace un par de semanas han cambiado la idea que sobre el potencial de México tienen en la Selección Hondureña.
 Ni los fracasos de los últimos meses ni la goleada contra Costa de Marfil de hace un par de semanas han cambiado la idea que sobre el potencial de México tienen en la Selección Hondureña.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México, México -
  • El defensa Osmán Chávez cree que México no siempre estará de capa caída
  • También aseguró que la altitud del DF es sólo un factor mental

Ni los fracasos de los últimos meses ni la goleada contra Costa de Marfil de hace un par de semanas han cambiado la idea que sobre el potencial de México tienen en la Selección Hondureña.   Por ello los catrachos esperan un Tricolor más urgido y hambriento por ganar el próximo viernes en la cancha del Estadio Azteca, según contó el defensa Osmán Chávez, quien aclaró que están seguros que el cuadro azteca no siempre seguirá de capa caída.   “México siempre es México, en ningún momento hemos subestimado a México, independientemente de los resultados que han tenido en los últimos tiempos”, aclaró vía telefónica desde Polonia, antes de incorporarse a la concentración del conjunto catracho. “Muchas veces cuando uno está presionado es cuando uno reacciona mejor”.   Al tanto de los fracasos mexicanos en Copa Confederaciones y Copa Oro, el zaguero del Wisla Cracovia, y miembro del plantel centroamericano, recordó que en el amistoso contra Costa de Marfil de hace un par de semanas el Tri pareció recobrar su naturaleza, luego de golear 4-1 a la escuadra africana.   “Uno que conoce a México, que sabe lo que puede hacer México, sabe que eso era cuestión de tiempo, que nunca iba a estar en esas condiciones o jugando como había estado jugando”, aseguró.   “Este partido que se aproxima el día 6 (de septiembre) igual va a ser un partido difícil y podemos encontrarnos un México diferente, podemos encontrarnos un México con más ganas, con más hambre”.   A pesar de ello, el cuadro catracho ha hecho todo lo posible por mantener la ilusión por obtener su primer triunfo en la historia en el Azteca, sin caer en triunfalismos por ver a la Selección Mexicana en el tercer puesto del Hexagonal con 8 puntos, sólo uno más que Honduras.   “Todos tenemos las mismas ganas de poder hacer algo que nunca hemos hecho, que es ganar allá, entonces por ahí todos te van a hablar del ‘Aztecazo’”, agregó.   “Pero eso no pasa por una mentalidad triunfalista, sino porque cada que se avecina un partido con México en el Azteca todos tenemos la mentalidad de poder ganar y hacer historia”.   ‘LA ALTITUD ES CUESTIÓN MENTAL’   Honduras ideó una logística mediante la cual esperan sufrir los menores estragos posibles por la altura de la Ciudad de México.   Por ello el jueves pasado volaron de Tegucigalpa a Miami, a donde se agregarán los que juegan en el extranjero, y de ahí viajarán al Distrito Federal hasta el lunes por la tarde, sin la intención siquiera de reconocer la cancha del Estadio Azteca.   Aun así, Chávez garantizó que ese tipo de estrategias sólo son un complemento porque la preparación importante es con la que ya cuenta todo el plantel.   “La situación de la altura en mi caso lo considero más psicológico que cualquier otra cosa, no creo que afecte”, señaló.   Incluso, recordó que la primera vez que jugó en el Azteca, en la Eliminatoria hacia Sudáfrica 2010 en septiembre del 2009, ese tema fue poco factor, aunque de cualquier modo perdieron 1-0.   “No sentí ese ahogo, esa situación por la cuestión de la altura y así como yo estaba, muchos compañeros también estaban, así que todo pasa mucho más por la cuestión mental”, indicó.