Advierte Nueva Zelanda que ahora será agresivo

Para el juego de Ida advirtieron que buscarían ser una muralla, pero tras el 5-1 ahora amenazan con ser un torbellino al ataque.
Wellington, Nueva Zelanda -
  • Ricki Herbert aceptó que el miércoles podría ser su adiós con los “All Whites” 

Para el juego de Ida advirtieron que buscarían ser una muralla, pero tras el 5-1 ahora amenazan con ser un torbellino al ataque. Los “All Whites” modificarán radicalmente el estilo para el próximo miércoles en la Vuelta del Repechaje ante México, según explicó a Medio Tiempo el entrenador Ricki Herbert. “Estamos por cuatro goles abajo, así que es un obvio interés el ser muy, muy agresivos”, indicó. La escuadra neozelandesa no contará con tres elementos que fueron titulares el miércoles pasado en el Estadio Azteca: Ivan Vicelich, Chris Wood y Leo Bertos. Por ello Herbert está obligado a hacer modificaciones, pero aclaró que aún no define su alineación. “Entrenaremos y veremos la respuesta de los jugadores y veremos quiénes son los mejores jugadores para estar”, mencionó. De lo que tampoco está seguro es sobre la manera como jugará el Tri, pues luego de la gran forma que mostró en la Ida no lo espera defensivo para mantener la ventaja. “No estoy seguro, ellos tuvieron un muy buen partido, un muy buen marcador, así que será interesante ver qué táctica adoptan, pero nosotros seremos muy agresivos en lo nuestro”, reiteró. Más allá de esquemas e intenciones, destacó que la afición de su país mantiene el entusiasmo, ante lo cual buscarán retribuir con emociones. “El estadio estará lleno, creo que es importante que podamos aportar más emoción a la gente marcando un gol temprano”, agregó. En entrevista en su hotel de concentración, donde los jugadores han convivido constantemente con sus familias desde el regreso de México, el DT se dijo consciente de que el duelo ante el Tri podrá significar su adiós al frente de la Selección de Nueva Zelanda luego de ocho años en el cargo. Herbert fue duramente criticado en este país por el esquema que presentó en el Azteca y ante ello sus respuestas han sido cuestionar si hay alguien mejor para dirigir a los “kiwis”. “He sido entrenador por 8 años y he estado muy orgulloso de serlo. Si el miércoles es mi último partido, el futbol seguirá. El futbol para mí es muy importante en Nueva Zelanda si sigo como entrenador o si hay un nuevo entrenador. En este rol no puedes hacer caso a las especulaciones”, expresó. De cualquier modo, aceptó que tras la goleada en el D.F. estos días han sido difíciles. “Se trata de ser entrenador internacional, siempre uno está expuesto a la presión y han sido tiempos difíciles. Tuvimos grandes momentos al ir al Mundial de Sudáfrica 2010 y el resultado de México me dejó muy, muy decepcionado”, reconoció.