Recarga pilas el Tri con familiares

La cena de anoche, además del entrenamiento y la comida de hoy serán de tintes familiares para la Selección Mexicana.
Natal, Brasil -
  • El equipo mexicano entrenó esta mañana en un vetusto estadio, casa del ABC
  • Los seleccionados volverán a ver a sus seres queridos hasta Recife para el tercer juego

La cena de anoche, además del entrenamiento y la comida de hoy serán de tintes familiares para la Selección Mexicana. El equipo que venció este viernes a Camerún en su debut mundialista recargó pilas al encontrarse con sus seres queridos en esta ciudad, donde en la práctica de hoy los gritos de la tribuna a la cancha eran del tipo: “¡Papá, ya me dieron de comer!” Se trataba de la hija de José Torruco, el entrenador de porteros, que compuso parte del público en el Estadio Frasqueirao, donde el Tri realizó una práctica de grupos divididos. “Hemos podido convivir desde la tarde de ayer, en la noche estuvimos con ellos (los jugadores), cenamos y pasamos un rato mucho muy padre”, relató Raúl Jiménez, padre del delantero del mismo nombre. “Creo que eso les da nuevos bríos, les da mucha confianza al sentirse ellos arropados por los familiares, aunque sea un ratito, pero les viene muy bien”. El Tri sostuvo su práctica esta mañana en un vetusto estadio, casa del Club ABC de la Segunda División brasileña, al cual llegó custodiado por un par de camiones militares, que se unieron a los varios efectivos que desde antes cuidaron el inmueble. Quienes tuvieron actividad en el duelo ante Camerún sólo hicieron trabajos regenerativos, mientras que el resto comenzó la sesión con un partido interescuadras en espacios reducidos. Después del entrenamiento, el equipo regresaría a su hotel de concentración, donde los jugadores compartirán la comida con sus familias, estas últimas que viajarán por la noche a Recife, su base en Brasil. De esa ciudad viajarán a Fortaleza el mismo martes para el partido contra Brasil y tras el encuentro regresarán a la ciudad donde el Tri cerrará la Fase de Grupos contra Croacia el día 23. Miguel Aquino, padre de Javier, relató que las familias de los futbolistas también han estrechado lazos en el viaje, tal como notó en la Selección. “Se ve que hay unión (en el equipo), es como una familia, ayer tuvimos la oportunidad de platicar con varios jugadores y todos contentos”, señaló. “(A nosotros) nos ha tocado lluvia pero eso es lo de menos, lo importante es que estamos aquí y tenemos la oportunidad de apoyar a los jóvenes”.