Guillermo Ochoa logró lo 'imposible' en Brasil

Hasta este martes nunca ningún portero había dejado en blanco a Brasil jugando un partido mundialista como local
Monterrey, Nuevo León -
  • Jamás habían dejado en blanco a Brasil en un juego mundialista como local
  • Ochoa acaparó elogios por su inolvidable actuación en la ciudad de Fortaleza

El grito de gol quedó contenido en las gargantas brasileñas. Una y otra vez, el mexicano Guillermo Ochoa apareció como un fantasma para detener francos remates que prometían ir a las redes, en una tarde inolvidable para el futbol mexicano y el propio guardameta. La escena de Ochoa en el estadio de Fortaleza quedó para la posteridad, pero no sólo en México se volvió histórica, sino también en tierra de la 'canarinha', ya que nunca ningún portero había dejado en blanco a Brasil jugando un partido mundialista como local. En siete intervenciones ante su público contando el Mundial de 1950 y el presente campeonato, el Scratch du Oro había sido una máquina de fabricar festejos, al totalizar 25 goles a su favor, para un promedio de 3.5 por partido. Pero en el octavo juego, México y Ochoa hicieron lo impensable, batiéndose en serio para salir con un resultado nunca antes visto en suelo amazónico, y una hazaña que se cuenta fácil, pero que nadie antes había logrado escribir. La valía goleadora de Brasil se hizo sentir en 1950 precisamente ante México, primer rival del cuadro anfitrión, quien se llevó un 4-0 contundente, firmado por Jair, Baltasar y Ademir en dos ocasiones. El paso de aquella selección carioca se extendió al empatar 2-2 con Suiza el 28 de junio, vía Alfredo II y Baltasar, y después el 1 de julio venció 2-0 a Yugoslavia con goles de Ademir y Zizinho. Llegaría la fase de finales, y el poderío brasileño continuó al golear 7-1 a Suecia, después 6-1 a España, para llegar a la gran Final, el famoso 'Maracanazo', donde perdió 2-1 ante Uruguay; no obstante, el equipo logró marcar en un sexto partido de forma consecutiva, al irse al frente de forma efímera con tanto de Friaça. Pasaron 64 años para que la fiesta mundialista volviera a suelo brasileño, y el pasado 12 de junio el anfitrión abrió la competencia goleando 3-1 a Croacia, con tantos de Neymar en dos ocasiones, y de Oscar. Es así que Brasil encontró en México el rival que le rompería una histórica cadena goleadora, no sin necesitar para ello de un guardameta a la altura de un héroe, dejando atajadas dignas de un récord nunca antes escrito en la tierra del Pentacampeón del Mundo. EL SCRATCH DU ORO SIEMPRE ANOTABA... En el Mundial de 1950 Brasil 4-0 México Brasil 2-2 Suiza Brasil 2-0 Yugoslavia Brasil 7-1 Suecia Brasil 6-1 España Brasil 1-2 Uruguay En el Mundial de 2014 Brasil 3-1 Croacia Brasil 0-0 México

No te pierdas