José Juan Vázquez, un 'Gallo' con espolones

En Roque, Guanajuato, José Juan 'Gallito' Vázquez es un auténtico ídolo. Medio Tiempo habló con sus abuelos al respecto.
Celaya, Guanajuato -
  • Su abuelo admitió que sufrió para llegar al futbol profesional
  • Gracias al "Gallito", todo su pueblo es fanático del León
  • Su abuela recordó su infancia

Su carrera ha ascendido como la espuma. En el proceso mundialista anterior, ni siquiera se veía cerca de la élite del futbol mexicano, y ahora ha sido titular en todos los encuentro del Tri en Brasil 2014. En su lugar de nacimiento, Roque, Guanajuato, lo ven como un auténtico "gallo" con espolones. Un joven que nunca perdió su esencia, pero que tuvo que "picar piedra" para llegar alto. En la población, que no supera los 4 mil habitantes, algunos de los mas cercanos lo recuerdan en sus momentos complicados, en esos en que no siempre hay una palmada en el hombro, o alguien acercándose para tomarse una fotografía, algo que se vuelve común cuando el futbolista alcanza la cumbre. Los abuelos paternos del "Gallito" recordaron su infancia en su localidad, que se encuentra apenas a unos kilómetros de distancia de Celaya, Guanajuato, donde su carrera comenzó a tomar forma para luego emprender el vuelo en el Bajío con León. Rodolfo Vázquez, abuelo del "Gallo", vende helados en Roque, y porta con orgullo una camiseta de su nieto, que aunque los colores del León no son del todo gratos por los celayenses, el volante esmeralda logró convertir a Roque en una extensión del cuadro esmeralda, pues gracias a él todos respaldan a La Fiera. "Anduvo en buenos equipos acá, no se fue directo a Celaya, se fue a otro equipo a las afueras de León, 'no me pagaban' decía, sufrió para llegar a León, estuvo en Escobedo y no lo querían dejar ir a Celaya, pedían dinero, ahora Dios le está dando mucha ayuda", recuerda el abuelo del futbolista. Sentado en la plaza principal de Roque, se toma un breve descanso para recordar a su nieto, y se conmueve al ver cómo su carrera tomó un giro vertiginoso. "Ojalá que Dios lo acompañe y lo lleve más arriba, ¿qué más puedo pedir yo?, que le dé más fuerzas para correr, para todo, que vaya para arriba", dice el abuelo, quien se quiebra de emoción al ver el éxito de su nieto. Y mientras el abuelo sigue en su actividad cotidiana, su abuela paterna, Basilisa Villagómez, sonríe y se le llena la boca al hablar de su nieto el futbolista. "Para mí, es un gallo fino, creo que ni carnita tiene, ja, ja. Hasta salió con espolones", dice orgullosa a Medio Tiempo. En el aspecto humano, la abuela destacó el éxito que tuvo su nieto, a pesar de resistirse a priorizar los estudios por encima de la redonda. "Para mí es un pedazo de oro, es muy dócil, nomás andaba con la pelota, yo le pedía que estudiara pero prefirió jugar y después estudiar. Le ha ido bien y ojalá que Dios lo cuide porque para mí es una familia muy querida", recordó. Y aunque todo Roque lamentó la segunda amarilla del "Gallito" en el encuentro ante Croacia del pasado lunes, tienen la confianza de que volverá a aparecer en este Campeonato Mundial, pues confían en que el equipo mexicano hará lo necesario para trascender y llegar al tan anhelado quinto partido.

No te pierdas