El 'Piojo' quiere un 2015 con sabor a Confederaciones

Miguel Herrera, técnico de la Selección Nacional idealizó el 2015, por lo que se imagina celebrando el boleto a la Copa Confederaciones de Rusia 2017.
Ciudad de México -
  • El DT imagina un nuevo año sin ‘gigantes de CONCACAF’ pero con el Tri ganador
  • Para ello contempla a Vela desde marzo y a Márquez para la Copa Oro

Para resumir las emociones del 2014, Miguel Herrera eligió el festejo del segundo gol contra Croacia en el Mundial porque fue cuando vio a su equipo más sólido y en Octavos de Final del Mundial. Para idealizar el 2015, se imagina celebrando el boleto a la Copa Confederaciones de Rusia 2017.

“El momento más emotivo fue ese”, dijo sobre aquel gol de Andrés Guardado. “Ese ya sería el momento cumbre”, aclaró sobre el objetivo del año nuevo.

Después de 12 meses vertiginosos, más que ningunos en su vida, el entrenador de la Selección Mexicana reconoció que instalarse en el mencionado torneo de FIFA, aperitivo del Mundial ruso, será el próximo mayor reto.

Para ello, el Tri deberá ganar en verano la Copa Oro con su plantel estelar, donde está contemplado el regreso de Rafael Márquez y la continuidad de Carlos Vela.

“Estoy seguro que la vamos a ganar”, manifestó en entrevista con Medio Tiempo.

El paso siguiente y definitivo sería la disputa en octubre una “Final de Finales” contra Estados Unidos, ganador de la edición del 2013.

Todo eso, sin mencionar el concepto del “Gigante de CONCACAF”, al que ya no le encuentra sentido.

“Nos dimos cuenta que nuestra área ya no es fácil. Ese famoso Gigante de CONCACAF… no es que haya desaparecido, es que ya no tenemos que hablar del Gigante. Ya la historia no nos ayuda, entonces hay que demostrarlo cada día en la cancha”, manifestó.

A CONSTRUIR LA BASE 'RUSA'

Más allá de ese torneo y el anhelo de Confederaciones, el “Piojo” aclaró que la Copa América en Chile, unos días antes de la Oro, será disputada con la intención de llegar a la Final, con algunos “europeos”, aunque no los estelares.

“De esas dos Selecciones saldrá una gama de jugadores que estarán constantemente en este proceso”, explicó.

“Ahorita tendremos a 50 en la cabeza por la situación de los dos equipos que hay que formar, pero después de este año empezarán a quedar máximo 35 jugadores”.

Para eso también imagina el 2015, luego de un 2014 en el que no se pudo fijar objetivos a largo plazo porque la urgencia era la Copa del Mundo brasileña. A esa baraja la observa en perspectiva y es ahí donde ya no le caben varios de los elementos que probó en el semestre post mundialista.

“Los partidos de preparación son para ir dándote cuenta quiénes son los jugadores que sí son de Selección y hay otros jugadores que son de club, que pueden andar muy bien con su club, pero los traes a Selección y no es lo mismo”, señaló.

- ¿Para Copa Oro contemplas el regreso de Rafa Márquez? - “Sí, hablé con él”, respondió.

- ¿A Carlos Vela lo llamarás desde los amistosos de marzo? - “Totalmente. Él ya dejó claro que tiene muchas ganas de estar acá y lo más importante es que lo dejó bien establecido dentro de la cancha”, destacó.

ARMONÍA GARANTIZADA

Antes de viajar unos días a la playa para celebrar el Año Nuevo, que iniciará con un Congreso en Japón en la segunda semana, el “Piojo” expresó que su deseo principal es contar con salud para enfocarse en el trabajo.

“Estas fechas sirven para tratar de disfrutar a la familia. Somos esclavos de la profesión”, aceptó. “Pasamos por abandonar de repente mucho tiempo a las familias”.

Lo mismo que desea en casa espera suceda con sus seleccionados, con quienes ya siente garantizada una relación afable, más allá de que el 2014 le dejó un par de relaciones lastimadas, como con Moisés Muñoz por quedar fuera del Mundial.

“Ellos saben que tengo un aprecio por todos, tengo un agradecimiento con todos los que han pasado por mis manos”, aseguró.

No te pierdas