DT's del Tricolor, los momentos incómodos

La transformación de Miguel Herrera en poco menos de dos años como entrenador de la Selección Mexicana es simplemente un episodio más y un ejemplo claro de lo que suele ocurrirle a cualquier...
 Miguel Herrera la presión no se llevan, fue expulsado al 70.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • Algo pasa en el banquillo de la Selección Mexicana, donde los entrenadores se transforman y se meten en problemas solos

La transformación de Miguel Herrera en poco menos de dos años como entrenador de la Selección Mexicana es simplemente un episodio más y un ejemplo claro de lo que suele ocurrirle a cualquier entrenador nacional.

Porque algo tiene ese banquillo que cambia a las personas. La presión llega a niveles

para quienes ostentan el cargo, y manejarla les ha costado demasiado.

Miguel Herrera se perdió en un abismo de anuncios comerciales, se le nubló el panorama metiéndose como promotor de un partido político en veda electoral y se enojó con algunos medios de comunicación y comunicadores, hasta llegar al punto en que agredió físicamente al comentarista televisivo Christian Martinoli y le cuesta la salida del Tri.

EL VASCO, PATADA Y CABEZA HACIA ABAJO

En la Copa Oro 2009, el entonces entrenador del equipo mexicano, Javier Aguirre, estaba tan caliente en un partido contra Panamá que en una acción donde el canalero Ricardo Phillips iba a recoger el balón que había salido cerca del área técnica mexicana, el “Vasco” le tiró una patada y se fue expulsado.

Le llovieron duras críticas a Aguirre no sólo del medio nacional, sino también a nivel internacional porque la imagen le dio la vuelta al mundo.

Un año después, en el Mundial de Sudáfrica 2010, cansado de los señalamientos por el mal funcionamiento del equipo y sus decisiones con respecto a la inclusión de algunos jugadores como titulares, Aguirre sorprendió con una actitud derrotista en la conferencia previa al partido contra Argentina por los Octavos de Final.

Contrario a su personalidad desfachatada, el “Vasco” se presentó a dicha conferencia con la cabeza hacia abajo, una gorra que le tapaba la vista y con respuestas cortas.

HUGO Y 'CHEPO', CRISIS DE RESULTADOS

A diferencia de lo ocurrido con el “Piojo” y Aguirre, en quienes pesaron más cuestiones extradeportivas, a Hugo Sánchez y “Chepo” De la Torre se los comieron los resultados que los pusieron a la defensiva ante las críticas.

En el Preolímpico de 2008, buscando el boleto para Beijing, el equipo mexicano Sub-23 dirigido por Hugo Sánchez se metió en graves problemas al empatar 1-1 con Canadá y perder 2-1 con Guatemala, pues eso lo obligaba a ganar por un amplio margen de diferencia a Haití en la última Jornada de la Fase de Grupos.

En aquel partido los mexicanos se cansaron de fallan ocasiones claras de gol y a pesar de haber ganado 5-1, quedaron eliminados en el tercer lugar del Grupo B, superado en diferencia de goles por Canadá, que a su vez le metió 5-0 a Guatemala. Ahí se sentenció el futuro de Hugo fuera del Tri, a pesar de que dijo que era injusto porque él ni siquiera quería dirigir a la Sub-23 y que fue obligado por los federativos.

En el proceso para Brasil 2014, José Manuel de la Torre fue perdiéndose por los malos resultados en el Hexagonal de la CONCACAF. Con una gran cantidad de empates, luego un pésimo torneo en la Copa Confederaciones y para colmo eliminado en Semifinales de la Copa Oro, todo en el 2013, se le vino una avalancha de críticas y la presión se lo comió.

El “Chepo” se aferró al puesto, se molestaba cuando lo cuestionaban si no pensaba en renunciar, argumentaba que sería un “fracasototote” hacerse a un lado, y al final la derrota en el Estadio Azteca contra Honduras lo dejó fuera del Tri, que en ese momento estaba fuera del Mundial.

 

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×