De Campeón del Mundo a administrar 'food trucks'

Pedro Valverde hace 10 años tocó la gloria aunque el fútbol y el tiempo le pasaron factura, hoy habla sentado en el aula universitaria tratando de recuperar el tiempo
De Campeón del Mundo a administrar 'food trucks'
Ciudad de México -
  • Pedro Valverde nunca pudo cumplir el sueño de debutar en Primera División
  • Tras los problemas de Oceanografía decidió retirarse y comenzar sus estudios

"Hace seis o siete meses vi mi realidad. Ya no podía imaginar que iba a estar en una cancha y me decidí a meterle a los estudios, a darle para ser una persona exitosa". Fue uno de los "niños héroes". Hace 10 años tocó la gloria aunque el fútbol y el tiempo le pasaron factura, hoy habla sentado en el aula universitaria tratando de recuperar el tiempo y afrontando la realidad que las malas decisiones le dejaron como consecuencia. Pedro Valverde fue parte del Tri Sub-17 que en el 2005 consiguió el primer título del mundo para una Selección Mexicana. Hoy, a sus 27 años, es estudiante de la Universidad del Pedregal y cursa el 3er semestre de la Licenciatura en Administración de Empresas con el objetivo de comenzar una carrera como microempresario en los "food trucks". "Lo más hermosos es pisar una cancha porque es mi pasión, venir a la escuela me ha costado mucho asimilarlo porque no es algo que me llene. "Estás acostumbrado como futbolista a solo trabajar dos o tres horas, a no hacer tareas, a no estudiar en algunos casos. Es un cambio muy fuerte y me está costando un poco pero estoy trabajando para ello", expresó con un nudo en la garganta. Y es que tanto la añoranza como la melancolía son sentimientos que inundan a Pedro cada vez que recuerda aquellos inicios como futbolista aunadas a la tristeza de nunca haber podido debutar en el Máximo Circuito del fútbol mexicano. "Vamos a ser honestos. Hablando de mi persona me conformé, creí que con lo que había hecho era suficiente y no es así porque hay muchos jugadores esperando oportunidad y si no estás apto física o mentalmente pasa uno y otro y te van haciendo a un lado", dijo en entrevista. Portó el número 17 en aquel torneo de Perú en el que participó en cuatro partidos con 77 minutos sobre el terreno de juego. Solo quedan los recuerdos y las memorias. Los pensamientos llevan a pensar en el "hubiera", pero son tan endebles que se borran de inmediato para afrontar el presente. Pedro sabe que cometió errores, pero no como para arrepentirse, aunque regresar el tiempo, es una utopía que no ha escapado de su mente. "Sí (llega la añoranza), y más con mis compañeros que tiran alguna broma respecto al fútbol. Te pones a pensar y recuerdas, porque al final lo único que queda son los recuerdos, te imaginas otra vez pateando en una cancha con el estadio lleno y si hay momentos que quisieras regresar el tiempo”, puntualizó.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×