El Tri, muy pronto, a 'matar o morir'

Después de un 2013 lleno de tropiezos y de un proceso "express" de Miguel Herrera, la Selección Mexicana despejará las incógnitas en su primer partido de la Fase de Grupos ante Camerún.
Natal, Brasil -

Este partido se jugará el viernes 13 de junio en el Estadio Arena Das Dunas, a las 11 horas tiempo del centro de México.

  • El Tri arrancará la Fase de Grupos con el duelo que será clave para avanzar

Será un partido clave y por demás significativo. El día que tan lejos llegó a ver el Tri durante la eliminatoria mundialista se hará realidad este viernes.   Después de un 2013 lleno de tropiezos y de un proceso "express" de Miguel Herrera, la Selección Mexicana despejará las incógnitas en su primer partido de la Fase de Grupos ante Camerún.   El toque y la versatilidad Azteca estarán a prueba ante la velocidad y el físico de los africanos en un duelo que pinta como la llave que podría llevar a los verdes a la siguiente Fase, o bien, hundirlos en el desánimo.   El segundo compromiso ante el anfitrión y favorito Brasil, obligará al Tri no sólo a sumar frente a Camerún sino a llevarse los tres puntos para definir seguramente, en caso de vencer a los Leones, el boleto frente a Croacia en el último duelo del Grupo A. El encuentro significará el primer partido mundialista para varios de sus elementos, incluyendo al entrenador Miguel Herrera.   Ambos equipos llegarán sin buena inercia, ya que en los últimos días el Tri ganó dos partidos y perdió otro par, contra Israel, Ecuador, Bosnia y Portugal, respectivamente, mientras que los africanos perdieron con Paraguay, empataron con Alemania y vencieron a Moldavia.   El único antecedente entre ambos cuadros fue un amistoso en 1993, que venció México por la mínima diferencia y gol de Daniel Guzmán.   El árbitro del partido será el colombiano Wilmer Roldán y el escenario el Arena Das Dunas, donde se espera una temperatura que supere los 30 grados centígrados.   Muy temprano en la Copa, la Selección Mexicana enfrentará el partido del "matar o morir". Un empate significaría un riesgo demasiado grande para continuar el andar donde las expectativas, al menos en el discurso, son de campeonato.