El Tri, buen pretexto para pasarla en familia

Después de un buen tiempo en Estados Unidos, Don Carlos Padilla volvió a su tierra, con su gente, conoció a un par de nietos que sólo había observado por fotografías y el marco de todos estos...
 Después de un buen tiempo en Estados Unidos, Don Carlos Padilla volvió a su tierra, con su gente, conoció a un par de nietos que sólo había observado por fotografías y el marco de todos estos eventos fue en la sala de su casa.  (Foto: Agustín Cuevas)
Guadalajara, Jalisco, México -
  • La Selección apasiona a todo mundo

Después de un buen tiempo en Estados Unidos, Don Carlos Padilla volvió a su tierra, con su gente, conoció a un par de nietos que sólo había observado por fotografías y el marco de todos estos eventos fue en la sala de su casa, para ver el duelo del Tri ante Honduras.   Antes del partido Don Carlos se mostraba bastante confiado de una goleada mexicana “hoy México le mete mínimo tres o cuatro goles, tenemos que ganar para meternos al Mundial; Giovani va a anotar, vas a ver”, decía a su hija Ofelia.   Pero conforme pasaron los minutos y no aparecía el gol mexicano, el nativo de Peribán de Ramos, Michoacán, se ponía más accesible en cuanto al marcador “ya aunque sea uno, con lo mínimo pero que gane, porque el empate no sirve”.   Desde su hogar en la Colonia Talpita en Guadalajara, Padilla disfrutaba de todo lo que realizaba Cuauhtémoc Blanco dentro del terreno de juego “ése guey es buenísimo, mira como no se les arruga (a los con los hondureños), es puro colmillo el Cuau”, decía al momento que el jugador del Chicago Fire intercambiaba insultos con David Suazo.   La familia gritaba, se emocionaba y sufría con la actuación del Tricolor, pero escuchaba atentamente a los que opinaba el “Grande”. Faltando casi media hora para el silbatazo final, Don Carlos sacaba cuentas y estadísticas, pero lo hacía acompañado de su inseparable cerveza.   Pero llegó el momento de felicidad, el Árbitro marcó penal sobre Giovani dos Santos y Cuauhtémoc Blanco, ése al que minutos antes alababa Don Carlos, mandaba la pelota a las redes y provocó el júbilo de la familia Padilla.     Al final, el “Grande” se quedó con un magnífico sabor de boca de su visita a Guadalajara, pues además de que su Selección ganó y está a un paso del Mundial, convivió con sus seres queridos que hace meses no veía y que a partir de mañana comenzará a extrañar, ya que regresa a la Unión Americana.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×