¡Nos vamos al Mundial! el grito en la cancha

En cuanto Carlos Batres, Árbitro Central, decretó el final del partido entre México y El Salvador, donde los aztecas vencieron con un marcador de 4-1, la Selección Mexicana explotó en jubilo.
 En cuanto Carlos Batres, Árbitro Central, decretó el final del partido entre México y El Salvador, donde los aztecas vencieron con un marcador de 4-1, la Selección Mexicana explotó en jubilo.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • Con mariachis la Selección festejó el pase a Sudáfrica 2010
  • Aguirre agradeció a la Virgen de Guadalupe el pase al Mundial

En cuanto Carlos Batres, Árbitro Central, decretó el final del partido entre México y El Salvador, donde los aztecas vencieron con un marcador de 4-1, la Selección Mexicana explotó en jubilo, por fin la meta se había conseguido, El Tri estaba en Sudáfrica 2010, un nuevo Mundial estaba en puerta. Enfundados en sus playeras con la leyenda “Nos vamos al Mundial”, el equipo se reunió en el centro del campo para cantar y gritar porque el sufrimiento para lograr llegar a la justa mundialista había sido demasiado. El equipo vio circular a tres estrategas. El proceso comenzó con Hugo Sánchez, siguió con Sven-Göran Eriksson y terminó con Javier Aguirre. Los cambios habían sido costosos, el boleto se arriesgó por momentos, pero al final de cuentas se pudo obtener jugando con el corazón en la mano. El mariachi comenzó a sonar con fuerza, el son de la negra retumbó en el Azteca y con el “cielito lindo” la afición se unió a la fiesta. Con  una pancarta el equipo mexicano agradeció el apoyo de los miles de seguidores que no dejaron de confiar en ellos. Javier Aguirre se unió a los festejos, pero sólo por un segundo, de inmediato abandonó la cancha, corriendo dejando a todos con los brazos extendidos, pues no hubo nadie que no quisiera estrujarlo para agradecerle por su trabajo. Pero Aguirre tenía un compromiso muy grande, pues como siempre que termina un juego agradece a la Virgen de Guadalupe que se encuentra en la entrada de los vestidores, y hoy, que volvía a lograr un boleto al Mundial, y llevar a México por segunda ocasión a la fiesta grande del futbol internacional, era urgente agradecerle. Minutos más tarde regresó para unirse al grupo, para fusionarse con sus jugadores en eternos abrazos, para recibir el agradecimiento de los hombres de pantalón largo que sintieron que el boleto se les iba de las manos. Entonces Rafael Márquez tomó el micrófono e intentó dar un discurso para agradecerle al público su entrega, pero el micrófono falló en el peor momento y sus palabras no fueron escuchadas en las tribunas. Sin embargo, nada terminó con una fiesta de ensueño donde México logró quedarse con el boleto al Mundial de Sudáfrica 2010, con un juego pendiente en la Eliminatoria.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×