Sudáfrica ya se ve desde el Ángel de la Independencia

La distancia es enorme, sin embargo, África se ve ya desde la Ciudad de México. Cientos de aficionados mexicanos se dieron cita una vez más en la Glorieta del Ángel de la Independencia para gritar...
La distancia es enorme, sin embargo, África se ve ya desde la Ciudad de México. Cientos de aficionados mexicanos se dieron cita una vez más en la Glorieta del Ángel de la Independencia para gritar ¡Nos Vamos al Mundial!.
 La distancia es enorme, sin embargo, África se ve ya desde la Ciudad de México. Cientos de aficionados mexicanos se dieron cita una vez más en la Glorieta del Ángel de la Independencia para gritar ¡Nos Vamos al Mundial!.
Ciudad de México -
  • Un verdadero lío representó llegar al lugar en automóvil o transporte público
  • Un pequeño grupo de Mariachis tocó el “Cielito Lindo”

La distancia es enorme, sin embargo, África se ve ya desde la Ciudad de México. Cientos de aficionados mexicanos se dieron cita una vez más en la Glorieta del Ángel de la Independencia para gritar ¡Nos Vamos al Mundial!.

De hecho la misión de llegar a tiempo al tradicional lugar de festejo fue tan complicado como conseguir el pase mismo, ya que las avenidas principales como Insurgentes, Monterrey y Reforma, sufrieron cortes en su circulación llevando a decenas de automovilistas a buscar por más de 30 minutos un lugar para estacionar pues el camino a la fiesta debia de hacerse a pie.

Baños de espuma, de cerveza, de refresco y algo que en la oscuridad se confundía con el agua; la vuelta mundialista, la comida rápida y los vendedores ambulantes que no dejaron bolsillo lleno pues entre las pelucas, los silbatos, las matracas y los sombreros tricolores, despelucaron a padres de familia y a algunos grupos de amigos que se ataviaron para la ocasión y quienes llegaron con algunas botellas de cerveza en la mano a pesar de que las autoridades anunciaron que estarían prohibidos dichos proyectiles.

¡Viva México!, ¡Viva el Cuauh!, ¡Viva Javier Aguirre!, fueron los cánticos de guerra que la afición verde entonó para celebrar el pase de la Selección Mexicana al Mundial de Sudáfrica 2010.

Esta noche la novedad fue una cancha improvisada de futbol, sin dimensiones oficiales, sin portería, sin equipos y también sin árbitros. El balón rodaba de un lado para otro y era perseguido por un grupo de aficionados que derribaron todo a su paso, niños, niñas, parejas e incluso elementos de Seguridad Pública, quienes decidieron guardar el esférico pues comenzaban a llegar quejas de la gente que no participó en el encuentro.

Poco a poco la gente fue desocupando la explanada de la Avenida Reforma, algunos haciendo cuentas para planear de qué forma deberán apretarse el cinturón para acompañar el Tri al Continente Africano, otros se conformarán con verlo desde casa, pues la economía no está para ir de vacaciones futboleras.

Así el ambiente y la luz se apagaron temprano y las autoridades decidieron retirar el cerco de seguridad en punto de las 22:45 horas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×