Terminó el partido y el agua en el Ángel no se hizo esperar

Lo que el Ángel de la Independencia esperaba una vez terminado el duelo donde el Tri se despidió de territorio nacional con un triunfo ante la Selección de Chile, era un festejo con aficionados,...
Lo que el Ángel de la Independencia esperaba una vez terminado el duelo donde el Tri se despidió de territorio nacional con un triunfo ante la Selección de Chile, era un festejo con aficionados, sin embargo lo único que llegó fue una fuerte lluvia.
 Lo que el Ángel de la Independencia esperaba una vez terminado el duelo donde el Tri se despidió de territorio nacional con un triunfo ante la Selección de Chile, era un festejo con aficionados, sin embargo lo único que llegó fue una fuerte lluvia.  (Foto: Diana Ballinas)
Ciudad de México -
  • Cayó un aguacero sobre el monumento de la Independencia
  • La gente no se quiso bajar de sus autos para no mojarse

Lo que el Ángel de la Independencia esperaba una vez terminado el duelo donde el Tri se despidió de territorio nacional con un triunfo ante la Selección de Chile, era un festejo con aficionados, sin embargo lo único que llegó a él fue una fuerte lluvia que impidió que muchos se le acercaran para evitar mojarse. Y es que fue como si el cielo se hubiera puesto de acuerdo con el silbatazo final del encuentro, porque al momento en que terminó el partido, la lluvia se dejó caer, ahuyentando a las pocas personas que se encontraban cerca del monumento. Los policías ya estaban en sus puestos desde antes de que terminara el cotejo; la reja de seguridad también ya estaba debidamente colocada para evitar que el festín dañara los muros de la glorieta del Ángel. Pero al caer la lluvia, todo el cuerpo de seguridad que salvaguardaba la zona tuvo que desalojarla para buscar un techo y cubrirse del agua, pues ésta cayó con fuerza e inclemencia. Las únicas señales de festejo por el triunfo mexicano en el duelo de la despedida de la Selección Nacional, venían desde los automóviles que pasaban por el monumento del Ángel de la Independencia, usando sus cláxones los que emitían el sonido de la victoria. Exactamente una hora después, dejó de llover, el cielo se abrió, cayeron los rayos del sol y los policías regresaron a sus puestos a la espera de la llegada de los invitados a la fiesta del triunfo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×