En la tribuna, Japón venció al Tricolor

En la tribuna del City Ground, la afición japonesa y mexicana se encontraron para batirse en duelo, no llenaron el inmueble pero sí hicieron ameno el juego.
En la tribuna del City Ground, la afición japonesa y mexicana se encontraron para batirse en duelo, no llenaron el inmueble pero sí hicieron ameno el juego.
 En la tribuna del City Ground, la afición japonesa y mexicana se encontraron para batirse en duelo, no llenaron el inmueble pero sí hicieron ameno el juego.  (Foto: Notimex)
City Ground -
  • Unos tres mil aficionados asistieron al City Ground
  • El boleto de entrada costó cinco libras, unos 130 pesos

Desde Corea-Japón 2002 la cara que el mundo tenía de los japoneses cambió. Atrás quedó la figura de hombres silenciosos respetuosos de la armonía que la tranquilidad puede dar. Hoy dan batalla como nunca cuando se trata de ser escandalosos. En la tribuna del City Ground, la afición japonesa y mexicana se encontraron para batirse en duelo, no llenaron el inmueble pero sí hicieron ameno el juego. Los aztecas, vestidos de verde y con algunos jorongos, comenzaron con el “¡México, México!” Los japoneses no se quedaron atrás y entonaron el “¡Japan, Japan!” En la cancha, el Tricolor trataba de recuperarse para igualar el marcador en el que Japón se había ido al frente desde el primer minuto, en la tribuna los mexicanos buscaban hacer valer su condición de fiesteros por naturaleza. Entonces los asiáticos tomaron ventaja, sacaron su megáfono y con diminutas banderas le dieron colorido a la tribuna que ocuparon, el silencio era su enemigo, desde que su Selección fue a saludarlos -minutos antes del duelo-, no volvieron a callarse, decidieron corear las jugadas de sus guerreros futboleros. El Tri, silenciado por ir abajo en el marcador, sacó la matraca y con el ya tradicional “¡Puto!” -Cuando el arquero japonés despejaba- trataron de dar batalla, pero Japón fue más poderoso con su tambor, megáfono y una afición que niega a callarse durante el duelo. En el Estadio City Ground hubo una asistencia de tres mil aficionados, la mayoría sólo amantes del futbol que residen en Nottingham. La entrada costaba cinco libras, unos 130 pesos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×