Gana minoría verde en las gradas

Así como el Tri no se amedrentó por ser visitante, la afición azteca vivió de igual forma el partido esta noche en el Estadio Nacional.
 Así como el Tri no se amedrentó por ser visitante, la afición azteca vivió de igual forma el partido esta noche en el Estadio Nacional.  (Foto: Notimex)
San José, Costa Rica -
  • Alrededor de dos mil mexicanos estuvieron en el Estadio Nacional
  • La afición local terminó pidiendo a coro la salida del DT Jorge Luis Pinto

Así como el Tri no se amedrentó por ser visitante, la afición azteca vivió de igual forma el partido esta noche en el Estadio Nacional. Aproximadamente dos mil mexicanos estuvieron en el encuentro, dispersos en manchas verdes en tres esquinas de un inmueble que prácticamente se llenó de rojo y sólo dejó un par de decenas de asientos vacíos en una de las cabeceras. El público mexicano primero aguantó el furor local, los insultos al Tri, los gritos a cada seleccionado visitante en el anunció de la alineación y el desafinadísimo Himno Nacional, abucheado por un sector del público costarricense. Sin embargo, conforme los del “Chepo” se fueron asentando y mostrando autoridad, de las zonas verdes en las gradas se escucharon porras y coros para el guardameta Keilor Navas en cada uno de sus despejes. Con el gol de Carlos Salcido afloraron múltiples camisetas verdes escondidas entre la multitud roja, que desde antes del partido hizo una fiesta a pesar de que este inmueble ha sido criticado por su frialdad debido a su lejanía entre cancha y tribunas. Más allá de la extraña combinación en el uniforme de Jesús Corona, quien debió cambiarse el short y las calcetas azules por unas rojas para no confundirse con los ticos, el Tri vivió el partido con calma dentro de la cancha a pesar del nerviosismo de José Manuel de la Torre en la banca. El DT vivió casi todo el juego de pie en su área técnica, desde donde reclamó la tardanza del árbitro para permitir el ingreso del doctor para asistir a Severo Meza y quien en cada ocasión que se sentaba bebía agua como para aclarar la garganta. Justo en el palco detrás de la banca mexicana estuvo el Presidente de la Federación Mexicana de Futbol, Justino Compeán, unos metros más adelante de las esposas de varios miembros del Cuerpo Técnico. Gracias a la claridad en el marcador, a la afición mexicana incluso le alcanzó para sacar de quicio a un sector del público local, que exigió la salida de un fanático visitante por la intensidad de sus festejos en el gol de Zavala. Tras las muestras de indignación hacia este seguidor, varios fanáticos locales trasladaron su coraje hacia el banquillo con gritos que pedían la salida del DT Jorge Luis Pinto, coro que se intensificó al final del partido y sólo se acalló por el silbatazo final. Todavía los porristas mexicanos se dieron el gusto de corear con gritos de “¡Ole!” algunos pases en la zaga para iniciar un ataque en la recta final de un partido en el que, entre lo poco que tuvieron los locales para celebrar fue el anuncio en el sonido local del empate entre El Salvador y Guyana, que les permite continuar en el segundo puesto del Grupo B de la Eliminatoria Mundialista y aspirar así a un lugar en el Hexagonal Final.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×