Bañan el autobús del Tri a su llegada

El autobús de la Selección Mexicana debió abrirse paso entre los disturbios catrachos y los únicos daños fueron chorros de agua en las ventanas.
San Pedro Sula, Honduras -
  • El autobús de la Selección Mexicana debió abrirse paso entre los disturbios catrachos y los únicos daños fueron chorros de agua en las ventanas. “¡Hijos de puta!”, decían un par de jóvenes aficionados de Honduras sorprendidos porque Javier Hernández y varios más llegaron con las cortinillas abiertas observando los insultos a manera de señas y los pronósticos de derrota. La comitiva verde arribó una hora y media antes del comienzo del partido sin que se pudiera observar al Presidente de la Federación Mexicana de Futbol, Justino Compeán, quien bien pudo ocupar un asiento en el transporte del equipo o en el otro par de autos con vidrios polarizados que llegaron al mismo tiempo, pues el lugar de la camioneta en la que ayer pareció hacer una seña obscena fue ocupado por otro representante del organismo.

    La afición local comenzó a ocupar las gradas desde las 10 horas, hora en la que se abrieron las puertas para que la gente pudiera ingresar al inmueble.

    A pesar de que los revendedores ofrecían boletos a no a más del doble del costo original, la cifra se elevó, por ejemplo los de Sol costaban originalmente 300 lempiras (15 dólares) y llegaron a las 700 lempiras (unos 35 dólares).

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×