Se gana el Tri nuevos abucheos

No podía terminar de otra manera. Como le ha sucedido en varios de sus últimos partidos, el Tricolor se despidió de la gente en medio de abucheos.
 México volvió a lucir sin ideas.  (Foto: Notimex)
Candlestick Park, San Francisco, Estados Unidos -
  • Las malas actuaciones del Tri dejan mucho qué desear en la afición

No podía terminar de otra manera. Como le ha sucedido en varios de sus últimos partidos, el Tricolor se despidió de la gente en medio de abucheos. Aunque esta vez la afición californiana hizo gala de paciencia durante prácticamente todo el encuentro, al final aprovechó el 0-0 en el marcador contra Perú para desquitar algo del gasto y lanzar gritos de desaprobación. Al menos así sucedió en febrero, y de qué manera, cuando el encuentro ante Jamaica del inicio del Hexagonal terminó con el mismo resultado, además que ese tipo de rechazo se escuchó en la igualada frente a Estados Unidos, también en el Estadio Azteca. Entusiasta desde el inicio, el público que pintó en su mayoría de verde las gradas en San Francisco al final gozó de pocas emociones y fue un partido donde se exaltó más cuando unas notas de mariachi se escucharon en las bocinas al a media hora de partido. Poblado en casi tres cuartas partes el inmueble, con una asistencia de 46 mil espectadores (de los alrededor de 70 mil de aforo), Candlestick Park fue una fiesta a medias. A falta de futbol, la afición se dedicó a otras cosas: cuando no acompañaba al mariachi del sonido local, se emocionaba porque el peruano Luis Advíncula casi vuelca sobre la publicidad estática al final de un pique con Jorge Torres Nilo. Si no era ello, su distracción consistió en romper la camiseta monumental del Tri en el primer piso de una de las cabeceras, que cubrió la grada sin dejar ver el partido al inicio del complemento. Aunque parecía mayoría la afición mexicana, al final la peruana destacó por ser quien gozó de la alegría más completa posible esta noche, cuando su portero José Carvallo le atajó el penal a Ángel Reyna. Las playeras blancas y rojas de repente salieron a relucir entre unas gradas donde los espectadores debieron distraerse con lo que fuera ante tan poco futbol.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×