Arman jamaicanos auténtica fiesta reggae

La música reggae a todo volumen al interior del Estadio. Afuera, los vendedores que ofrecen lo tradicional para un aficionado que asiste a cualquier evento deportivo en Jamaica: pollo a la...
Estadio Nacional (Independence Park),... -
  • Algunos mexicanos que trabajan en hoteles de Montego Bay viajaron a Kingston para apoyar al Tri

La música reggae a todo volumen al interior del Estadio. Afuera, los vendedores que ofrecen lo tradicional para un aficionado que asiste a cualquier evento deportivo en Jamaica: pollo a la parrilla, piñas, sandías y “soup”, el caldo con pescuezos y patas de pollo.

En medio de todo ello, un fanático que se dice “ultra” de los Reggae Boyz, con sombrero de charro, en verde y amarillo, que le obsequiaron en Guadalajara.

A pesar de que en este país el cricket compite con el futbol, Blake acostumbra viajar a donde vaya su Selección. Hace un par de años estuvo en la Capital tapatía y en febrero pasado acudió al Estadio Azteca, el cual conoció desde 1997.

"Esta es nuestra casa, la defendemos, pero siempre recibimos a todos, siempre sin violencia, los mexicanos son bien recibidos aquí, porque Jamaica y México estarán en el Mundial, eso seguro."

“He ido a muchos partidos, a todos, a cada uno de ellos, soy un ‘Reggae Boy Ultra’, soy un gran aficionado, esta vez será un 1-0 a favor de Jamaica”, pronosticó.

“Esta es nuestra casa, la defendemos, pero siempre recibimos a todos, siempre sin violencia, los mexicanos son bien recibidos aquí, porque Jamaica y México estarán en el Mundial, eso seguro”.

Precisamente lo último que se percibe en el inmueble es sensación de violencia. Todo lo contrario, las canciones de Bob Marley y un sinnúmero de artistas reggae convierten el previo del partido en una auténtica fiesta jamaicana.

Antes que lanzar porras, los más animados cantan y bailan, algunos en su propio asiento. Incluso, 45 minutos del inicio del juego, el sonido local pidió silencio y cuando parecía que se escucharía el Himno Nacional, el encargado de ambientar al público comenzó una oración para, antes que nada, agradecer a Dios.

"Somos poquitos pero con este grupo seremos bastantes y vamos a hacer bastante ruido."

Por ello, el buen ánimo de los pocos mexicanos en el estadio, como el grupo de amigos de diversos estados del país que desde hace un par de años trabajan en los hoteles de Montego Bay, la playa a un par de horas de Kingston donde vive el mayor número de ciudadanos aztecas en este país, que en total rondan las 100 personas.

Ellos pagaron alrededor de 50 dólares estadounidenses por cada boleto.

“Somos poquitos pero con este grupo seremos bastantes y vamos a hacer bastante ruido”, aseguró Jimmy Pacheco.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×