Van soldados del protocolo a la algarabía

En un lugar preferencia y siendo protagonistas de la ceremonia protocolaria que se realiza antes de cada partido oficial por la Fecha FIFA, los soldados del Heroico Ejército Mexicano no dejaron...
En un lugar preferencia y siendo protagonistas de la ceremonia protocolaria que se realiza antes de cada partido oficial por la Fecha FIFA, los soldados del Heroico Ejército Mexicano no dejaron pasar la oportunidad de vivir el triunfo de México.
 En un lugar preferencia y siendo protagonistas de la ceremonia protocolaria que se realiza antes de cada partido oficial por la Fecha FIFA, los soldados del Heroico Ejército Mexicano no dejaron pasar la oportunidad de vivir el triunfo de México.  (Foto: Notimex)
Estadio Azteca, Ciudad de México -
  • Los elementos del ejército fueron los encargados de entonar las notas del himno nacional

En un lugar preferencia y siendo protagonistas de la ceremonia protocolaria que se realiza antes de cada partido oficial por la Fecha FIFA, los soldados del Heroico Ejército Mexicano no dejaron pasar la oportunidad de vivir el triunfo de México ante Panamá por la Eliminatoria rumbo a Brasil 2014. Poco más de 50 elementos del ejército se dieron cita en la cancha del Estadio Azteca para ser los encargados de entonar las notas del himno nacional de México y los honores a la bandera tricolor al momento de que ambos equipos saltaron a la cancha. De hecho los elementos de la milicia colaboraron para el espectáculo al momento de ingresar con las banderas de ambas naciones, pues utilizaron un calzado especial al que normalmente usan para no dañar el terreno de juego. Tras su participación, los soldados fueron ubicados en la zona de especial bajo, justo en las dos primeras filas de la tribuna en donde comenzaron a disfrutar del partido entre mexicanos y panameños. Lo curioso surgió al momento en que tomaron asiento, pues uno de los patrocinadores del Tri les repartió “aplaudidores” inflables para que apoyarán al Tri al igual que los civiles que se encontraban en las filas posteriores dejando un poco de lado la disciplina para disfrutar del encuentro. Incluso algunos se dieron tiempo para apoyar el grito que se ha vuelto un clásico de la afición mexicana al momento que el portero visitante sacara de meta, no gritando pero sí alentándolo con los “aplaudidores”.

No te pierdas