Brillan mexicanos por su ausencia

Los fanáticos del Tricolor han brillado más bien por su ausencia durante la estadía de la Selección Mexicana en San José para el cierre del Hexagonal.
Los fanáticos del Tricolor han brillado más bien por su ausencia durante la estadía de la Selección Mexicana en San José para el cierre del Hexagonal.
 Los fanáticos del Tricolor han brillado más bien por su ausencia durante la estadía de la Selección Mexicana en San José para el cierre del Hexagonal.  (Foto: Juan Martín Montes)
San José, Costa Rica -
  • La lluvia y las condiciones de dos equipos 'enfriaron' el ambiente previo

Si acaso, un “Chavo del 8” y uno que otro aficionado más con la camiseta verde se dejaron ver afuera del Estadio Nacional para el duelo ante Costa Rica esta noche.

Los fanáticos del Tricolor han brillado más bien por su ausencia durante la estadía de la Selección Mexicana en San José para el cierre del Hexagonal.

Por ello ayer los gritos burlones de seguidores del cuadro tico, quienes antes del entrenamiento mexicano aseguraban a la entrada del inmueble que el público azteca había regresado mil boletos.

La lluvia, la crisis del cuadro azteca y la clasificación anticipada de Costa Rica al Mundial provocaron que el ambiente en las horas previas a este duelo estuviera lejos de asemejarse al del año pasado en este estadio, cuando ambos equipos se encontraron en la Fase previa de la eliminatoria.

“He visto pocos, sí, pero vienen los que deben de venir”, explicó Sergio Casas, disfrazado de ‘Chavo del 8’ sobre los aficionados al Tri. “Es la primera vez que vengo a Costa Rica y es muy lindo país, hermoso”.

Procedente del Distrito Federal, este aficionado pronosticó un empate para amarrar el Repechaje.

A unos metros de ahí, afuera de la entrada de los autobuses de los equipos, decenas de revendedores ofrecían entradas aunque aseguraban que el lleno estaba garantizado y que en la calle ya habían muy pocos boletos.

“Ya casi nadie tiene, si acaso hay 40 boletos en la calle, el que más, tiene cuatro”, aseguró uno de ellos.

Uno de los factores que también “civilizaron” el ambiente fue la poca tradición rijosa de la afición tica, para la cual se dispuso de un operativo policiaco de apenas 500 elementos, según explicó uno de los encargados del dispositivo.

“Son 500 acá en los alrededores del estadio y al interior tenemos grupos especializados, uno para cubrir lo que es la barra de México”, señaló.

Según el oficial Roy Chavarría, esperaban entre dos y cinco mil aficionados mexicanos.

El autobús de la Selección local fue el primero en llegar, justo una hora y media antes del inicio del partido, momento que fue transmitido en las pantallas del estadio para comenzar a calentar a la que en ese momento todavía era una afición escasa.

Aproximadamente cinco minutos después arribó el Tri, que se salvó de la lluvia en la Ciudad de México el viernes pasado, pero difícilmente aquí en el partido para definir su futuro de cara al Mundial.