Celebró afición 'tica' al México eliminado

El público tico celebró con la misma intensidad los goles que valieron su triunfo como los momentos en que vieron que la Selección Mexicana estuvo eliminado, sin opciones siquiera de Repechaje.
El público tico celebró con la misma intensidad los goles que valieron su triunfo como los momentos en que vieron que la Selección Mexicana estuvo eliminado, sin opciones siquiera de Repechaje.
 El público tico celebró con la misma intensidad los goles que valieron su triunfo como los momentos en que vieron que la Selección Mexicana estuvo eliminado, sin opciones siquiera de Repechaje.  (Foto: Notimex)
San José, Costa Rica -
  • En Costa Rica vale tanto clasificar al Mundial como eliminar al Tricolor

El público tico celebró con la misma intensidad los goles que valieron su triunfo como los momentos en que vieron que la Selección Mexicana estuvo eliminado, sin opciones siquiera de Repechaje.

Prueba de ello fue que los seguidores locales estuvieron tan pendientes del partido en la cancha del Nacional como de lo que sucedía en el Rommel Fernández panameño.

Por ello celebraron con gran algarabía lo que les llegaba por radio o internet: el 1-0 panameño, pero sobre todo el gol de Luis Tejada cuando faltaban menos de diez minutos del partido en Panamá que ponía a los canaleros 2-1.

Los ticos se ensañaron y en las pantallas del inmueble pasaron las escenas de la banca mexicana, con Javier Hernández sobándose la cabeza lleno de miedo y a Javier Aquino jalando la casaca y mordiéndola, con gestos de incredulidad.

Ello tuvo como respuesta en las gradas gritos de burla y felicidad.

Desde el inicio, el público tico se encargó de ponerle los pelos de punta a la Selección Mexicana desde la primera vez que pisó la cancha.

Como si quien no tuviera mañana hubiera sido Costa Rica, su afición se desvivió en aliento, soportó antes una lluvia pertinaz y se desgarró la garganta para abuchear a los verdes.

Con la misma intensidad celebraron momentos como la salida del “Chicharito” para irse a la banca.

Cada jugada a favor, por intrascendente que pudiera parecer, cualquier avance apenas prometedor desde su propia mitad, era convertida por la afición en casi un gol cantado.

Tan sólo con eso, al otrora “Gigante” le salió el complejo de ratón.

Por ello tanto júbilo local, que a nombre de toda Centroamérica parecía purgar el tradicional resentimiento hacia México.

Aunque al final la felicidad no fue completa porque no vieron eliminado al Tri, igual el plantel “tico” dio al final una vuelta olímpica para celebrar la clasificación a Brasil, donde aún guardan esperanzas de no ver a México.