Aficionados del Tri armaron fiesta

La afición mexicana conformó una auténtica fiesta verde en las inmediaciones del AT&T Stadium, la cual difícilmente se repetirá en las siguientes paradas.
La afición mexicana conformó una auténtica fiesta verde en las inmediaciones del AT&T Stadium, la cual difícilmente se repetirá en las siguientes paradas.
 La afición mexicana conformó una auténtica fiesta verde en las inmediaciones del AT&T Stadium, la cual difícilmente se repetirá en las siguientes paradas.
Dallas, Texas, Estados Unidos -
  • La afición mexicana apabulló en cantidad a la ecuatoriana

 Si la dificultad de los rivales se irá incrementando, la cantidad de apoyo seguramente irá disminuyendo en la gira de preparación y hasta llegar a Brasil. La afición mexicana conformó una auténtica fiesta verde en las inmediaciones del AT&T Stadium, la cual difícilmente se repetirá en las siguientes paradas: Chicago cuenta con una nutrida comunidad de bosnios y Boston seguramente estará más a la expectativa de Portugal que del Tri. Por ello, esta mañana el público azteca aprovechó la ocasión y el horario sabatino para el México-Ecuador, que le servirá al entrenador Miguel Herrera como último experimento en la búsqueda de su alineación idónea. Cientos de carpas cobijaron a fanáticos con cerveza en mano, atentos al asador, algunos con tambora para ambientar, mientras otros incluso contaban con equipo de sonido y hasta pantallas en las inmediaciones del inmueble casa de los Vaqueros de Dallas. Ni siquiera la lluvia que cayó aproximadamente dos horas antes del inicio del partido mermó los ánimos festivos. Las gotas sólo incrementaron la humedad y la temperatura, cercana a los 30 grados en el exterior de un estadio fresco adentro por el techo retráctil. Tan mexicano fue el ambiente que las camisetas amarillas de Ecuador eran apenas notorias. Los fanáticos con imágenes gigantes del rostro de Oribe Peralta destacaban en la fiesta, donde no faltaron los felices aficionados del León que presumían ser vecinos del “Gallito” Vázquez. “Venimos de Comonfort, Guanajuato, es nuestro hermano, él jugó como jugamos los pobres, en campo de tierra, nomás que le tocó suerte y está donde está”, señaló Florentino Naranjo. “El Gallo jugó en el barrio de nosotros, participó en el barrio de nosotros, en el equipo Remes y en el Mastines de Tercera División, Celaya…”, agregó Rubén Bárcenas. El Tri disfrutó el miércoles pasado su despedida en el Estadio Azteca y ahora verá en las gradas una fiesta similar, en la que predominan los fanáticos del Norte del país. El lunes viajará a Chicago y luego seguirá Boston en un trajín que lo alejará cada vez más de México y su afición.