Multitud acompañó al Tri afuera del hotel

A pesar de que se hospedó en un hotel dentro del complejo del Estadio Gillette, la Selección Nacional abordó un autobús para rodear el inmueble y llegar a la sede del compromiso una vez que...
Boston, Estados Unidos -
  • El DT de Santos, Pedro Caixinha, hizo escala en Boston para este partido
  • El ambiente alrededor del inmueble fue frío en comparación con los juegos anteriores 

La multitud afuera del estadio no fuera para ingresar sino para saludar al Tri afuera de su hotel de concentración.   A pesar de que se hospedó en un hotel dentro del complejo del Estadio Gillette, la Selección Nacional abordó un autobús para rodear el inmueble y llegar a la sede del compromiso una vez que Portugal hizo su arribo.   Alrededor de 500 personas llegaron al Renaissance Hotel para ver de cerca a los jugadores, quienes salieron para no volver, con el traje enfundado en la mano, ya que tras el partido viajarán en chárter a Nueva York.   Ahí, el Tri pasará unas horas y partirá por la mañana de este sábado directo a Sao Paulo.   La salida del equipo de Miguel Herrera del hotel se retrasó aproximadamente diez minutos, ya que cuando estaban dispuestos a partir recibieron la orden de esperar.   El primero que había abordado, Guillermo Ochoa, ya llevaba alrededor de media hora arriba, pero el arribo de Portugal y las maniobras para acomodar su autobús derivaron en una orden a los encargados de la logística para que aguardaran.   Finalmente el equipo salió luego de que sus elementos recibieron ovaciones de alarido, particularmente la dedicada a Javier Hernández y el entrenador Miguel Herrera.   Pocos saludaron al público, salvo algunos como Chicharito, Jesús Corona, Ochoa y Oribe Peralta, además de Carlos Peña, quien incluso se detuvo para tomarse una foto con un aficionado que portaba una manta con la leyenda "Fuerza, Chapito".   La multitud tanto dentro como fuera del inmueble lució más numerosa, ya que en el lobby del hotel se celebraba una boda, de lo cual fue testigo el portugués Pedro Caixinha, Director Técnico del Santos, quien de regreso de su país para dirigirse a Torreón hizo escala en Boston para este partido.   Todo el ambiente en el hotel contrastó con la tranquilidad alrededor del estadio, donde las taquillas contaban con boletos pero muy poca gente para adquirirlas.   Esta vez hubo pocos aficionados que organizaron asados afuera del inmueble, donde tanto portugueses como mexicanos lucieron igualdad de fuerzas.