También en la tribuna, se disputan el número 1

Cuando dos culturas se encuentran. Hace años que el fútbol en Estados Unidos sólo era cosa de latinos. Las cosas han cambiado.
Cuando dos culturas se encuentran. Hace años que el fútbol en Estados Unidos sólo era cosa de latinos. Las cosas han cambiado.
 Cuando dos culturas se encuentran. Hace años que el fútbol en Estados Unidos sólo era cosa de latinos. Las cosas han cambiado.
Estadio Alamodome, Texas, Estados Unidos -
  • Estadounidenses y mexicanos se cruzaron nuevamente por el llamado del fútbol

Cuando dos culturas se encuentran. Hace años que el fútbol en Estados Unidos sólo era cosa de latinos. Las cosas han cambiado.A las afueras del Alamodome, a pesar de ser un partido amistoso y sin convocatorias “estrellas” de México y Estados Unidos, la afición respondió. Miles de personas se postraron en el inmueble. Antes, era inimaginable que el ciudadano anglosajón se apasionara por el "soccer". Las cosas han cambiado.Con un toque latino, los estadounidenses montaron todo para pasar un buen rato en el estacionamiento que estaba a un costado del estadio. Hamburguesas, hot-dogs, su menú. Disfraces, todo multicolor, el juego esperado, que no tiene nada de amistoso. Del otro lado, mareas verdes pintaban las avenidas, no le pedían nada a los de casa en cuanto al ambiente.El idioma es distinto en una tierra, pero todos se unieron al llamado del fútbol. Los mexicanos con la añoranza de la tierra, siempre quieren vencer al equipo vecino geográficamente. Los de casa, arribaron al Alamodome con la entereza de nuevamente alzar los brazos y ver a los ojos de los mexicanos, y decirles que en el deporte que hace años no pintaban, hoy han alcanzado a sacar resultados dolorosos para el fútbol azteca.Dos culturas se cruzaron, y amaron su fiesta multicolor, es el Clásico de Norteamérica, donde la palabra amistoso, es sólo decorativa.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×