Apeló Osorio a la mesura en su debut

Fiel a su personalidad, Juan Carlos Osorio vivió su primer partido como Director Técnico de la Selección con tranquilidad y mesura, pero también sin contratiempos a la hora de tomar decisiones en...
Fiel a su personalidad, Juan Carlos Osorio vivió su primer partido como Director Técnico de la Selección con tranquilidad y mesura, pero también sin contratiempos a la hora de tomar decisiones en el parado del equipo.
 Fiel a su personalidad, Juan Carlos Osorio vivió su primer partido como Director Técnico de la Selección con tranquilidad y mesura, pero también sin contratiempos a la hora de tomar decisiones en el parado del equipo.  (Foto: Notimex)
Estadio Azteca -
  • El timonel se sentó en el banquillo hasta comenzado el segundo tiempo

Fiel a su personalidad, Juan Carlos Osorio vivió su primer partido como Director Técnico de la Selección con tranquilidad y mesura, pero también sin contratiempos a la hora de tomar decisiones en el parado del equipo.

Saltó a la cancha a la par del equipo y mientras el himno de la FIFA se entonaba. Llegó a su banca y guardó respeto por los himnos salvadoreños y mexicanos mientras veía al estadio que poco a poco se iba colmando de aficionados tricolores.

No se sentó ni un solo minuto durante el primer tiempo. Apenas consultó un par de cosas con sus asistentes, pero observaba el encuentro con las manos atrás y sin hacer mayor aspaviento aunque sí se permitió realizar algunas indicaciones a Miguel Layún al tenerlo pegado a esa banda de la derecha.

Llegó el minuto 30 y con él las anotaciones. Apareció la libreta, salieron a “jugar” las plumas roja y negra y los apuntes llenaron las hojas en la ya acostumbrada posición en cuclillas del timonel colombiano.

Fue hasta el segundo tiempo que Osorio reculó a su banca, lo hizo para consultar a sus auxiliares y entonces mandar el primer cambio. “Gallo” Vázquez ocupó el lugar de un errático “Chicharito” Hernández para cambiar del 4-4-2 al 4-3-3 que lo caracteriza.

Siguieron las anotaciones en la libreta y también las modificaciones. Peralta y Layún dejaron la cancha para dar paso a Raúl Jiménez y al debut de Raúl “Dedos” López al tiempo que las indicaciones ahora eran más precisas para Héctor Herrera.

Llegó el silbatazo final. Osorio se persignó, se agachó para tomar su libreta del césped y luego despedirse de Ramón Maradiaga. Fue felicitado por sus asistentes y luego se fue en solitario al túnel que lleva a los vestidores. La primera prueba quedó aprobada.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×