Llegó el Tri con poca hostilidad al Olímpico

El Tricolor tuvo una primera y satisfactoria prueba de hostilidad catracha al llegar esta tarde al Estadio Olímpico para enfrentar a Honduras.
El Tricolor tuvo una primera y satisfactoria prueba de hostilidad catracha al llegar esta tarde al Estadio Olímpico para enfrentar a Honduras.
 El Tricolor tuvo una primera y satisfactoria prueba de hostilidad catracha al llegar esta tarde al Estadio Olímpico para enfrentar a Honduras.
San Pedro Sula, Honduras -
  • El exterior del inmueble vivía todo un carnaval

El Tricolor tuvo una primera y satisfactoria prueba de hostilidad catracha al llegar esta tarde al Estadio Olímpico para enfrentar a Honduras.

El autobús se acercó al inmueble escoltado por la policía por la larga avenida donde miles de fanáticos locales se aglomeraron a la entrada, entre cientos de vendedores ambulantes.

Con las cortinas del vehículo apenas abiertas y jugadores como "Chicharito" aislado de los gritos por los audífonos, el plantel mexicano poco se percató de quienes saltaban a los vidrios para restregar banderas locales o los que sólo les hacían señas con el pulgar abajo pronosticándoles la derrota.

A metros de librar los ríos de gente fue que un aficionado lanzó una bolsa de agua a la ventana, tras lo cual el autobús ingresó por completo al inmueble, que a dos horas del silbatazo inicial todavía presentaba grandes huecos en las gradas.

De cualquier forma, el ambiente fue festivo, con sol a plomo y música a todo volumen. Así sucedió también en el exterior, donde hubo incluso un concierto de "punta catracha" por si faltaba quien pusiera el ambiente.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×