Salir
Estás leyendo: Edgar Quintero y su increíble historia de amor como el 'falso' Perro Sultán
Comparte esta noticia

Edgar Quintero y su increíble historia de amor como el 'falso' Perro Sultán

El exbeisbolista de Sultanes y su esposa relataron la inusual propuesta de matrimonio que protagonizaron hace 13 años en el Estadio Monterrey.
Publicidad
Publicidad

Era la temporada 2006, Sultanes se enfrentaba a Acereros en el Estadio Monterrey cuando de pronto en el cuarto inning apareció el Perro Sultán.


La mascota de la novena regia salió del dogout, subió hacia la tribuna, los niños lo seguían, le agarraban la cola y él muy apenas podía caminar, algo extraño se le notaba, pero nadie imaginaba que alguien usurpaba al canino.


De pronto, la canción en el sonido local cambió a una de Franco de Vita, el ambiente se puso romántico, ya que en ese momento se escribía una increíble historia de amor de quien sería el segundo mejor jonronero en la vida del club regio, Edgar Quintero con Claudia Garza.


"A ella no se le iba a ocurrir que me iba a salir en pleno juego, hablé con el manager que en ese entonces era Bernie Tatis, del otro equipo era Chico Rodríguez, tuvimos que pedir permiso a la Liga, a la directiva de Sultanes, porque no podía salirme del terreno de juego… ya había hablado con Paco que era el Perro Sultán que en la cuarta entrada iba a ser ".


"Me puse la botarga, no podía ver nada, los niños atravesándose y yo tirando patadas para poder subir, cuando yo llego a la butaca de ella, ponen en la pantalla y me quito la máscara, le di el anillo de compromiso", recordó Quintero.


Mientras que Claudia, quien era porrista de Sultanes cuando el Superman la conoció, relató ese mismo episodio desde su perspectiva.


"Veo venir al Perro Sultán a las gradas, estaba una canción muy padre, estaba toda mi familia, fue mi hermana la mayor que nunca va y hasta traían cámara; estaba muy padre la canción y la cambian por la de Franco de Vita “Tú de qué vas”, dije ‘ay, otro menso que va a pedir matrimonio’… luego venía el Perro Sultán pateando a los niños, dije que raro que patee a los niños".


"Me paro y le digo pásale y no se pasaba, en eso se quita la máscara y yo (sorprendida), pero no dijo nada y en eso dice '¡¿dónde va esto?!’ y yo ay que romántico", platicó.


"En eso se le cayó el anillo de promesa y yo ‘¡voltea para acá!’", agregó el Superman del bateo, quien vio a Claudia por primera vez cuando él solo era un novato en el equipo.


"Él me conoció a mí, él era novato, estaba en la banca; a mí me tocaba empezar las porras, era una porra de niñas de Jelipe, como yo era la más gritona comenzaba las porras y acá al señor le molestaba mi voz y me hacía ¡shhh!, siempre nos estábamos peleando. Mi mamá decía vamos a adoptarlo, era mi hermanito ", dijo Garza. 


De los nervios del momento, a Quintero se le olvidó preguntarle a su novia si quería ser su esposa, pero dio como un hecho que al ponerse el anillo, era un sí; fue al año siguiente, en el mes de febrero que contrajeron nupcias, precisamente en la temporada en que Sultanes fue campeón.


Actualmente, viven 12 años de matrimonio más 6 años que tuvieron de noviazgo, el cual estuvo cerca de terminar en una ocasión, ya que Edgar había sido llamado para probarse en Grandes Ligas.


"Empezamos a andar y lo mandaron llamar de Angelinos, se fue y tenía como tres semanas y dije no, se va a quedar allá, que le vaya bien, que cumpla su sueño, le dije ‘hasta aquí llegamos, búscate una güera, me busco un prieto’, mi sorpresa fue que se regresó, a los dos días ya estaba acá", indicó Claudia.


Quintero regresó a Sultanes donde se convirtió en un histórico del club y después de años de estar con los regios, decidió retirarse al no tener posibilidad de seguir en Nuevo León como jugador activo. 


"No fue porque estaba lastimado ni por otra situación, no se me iba a dar la oportunidad de estar en Sultanes, de estar en casa con la familia, al momento que me dicen que no hay planes y no sé a qué equipo me iban a mandar, entonces prefiero quedarme con la familia".


Por último, Quintero agradeció a Claudia, con quien ahora tiene dos hijos, asegurando que llegó a ser una estrella en Sultanes gracias a su apoyo.


"Las cosas como jugador cuando no te salen bien, ella supo darme el espacio, supo entenderme, porque no es fácil la vida de un jugador, tienes que estar al 100 y mucho de lo que pude haber hecho con Sultanes, ella es culpable de muchas cosas", finalizó.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MEDIO TIEMPO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...