Carístico, el sobreviviente de 1985 que se solidariza

El luchador tuvo que ser evacuado por la azotea cuando en 1985 quedó atrapado en su casa.
 La ayuda del CMLL no cesa gracias al empuje de los luchadores.  (Foto: Facebook, Carístico MX)
  • Ahora, 32 años después, el temblor lo sorprendió en el cuarto piso de un edificio.
Ciudad de México -

Carístico tenía apenas cuatro años cuando el 19 de septiembre de 1985 un sismo que sacudió la Ciudad de México lo dejó atrapado en su casa junto a su hermano, el también luchador Argos. Ambos fueron rescatados y ahora, 32 años más tarde, es él quien trabaja a marchas forzadas para brindar ayuda a quienes sufrieron los estragos de un nuevo terremoto.

El exluchador de AAA y WWE tuvo que ser evacuado por la azotea, al no hallar una salida tras la catástrofe de hace más de tres décadas. El entonces menor de edad no tenía idea de la magnitud de aquel incidente, pero jamás olvidará la angustia que vivió su madre al no poder tener la certeza de que sus hijos estaban a salvo.

“Yo estaba muy pequeño, nos quedamos encerrados mi hermano y yo, fue un trauma para mi mamá el vernos encerrados”, dijo a Milenio el enmascarado desde el centro de acopio instalado en la Arena México luego de que el pasado martes, exactamente 32 años después de aquella tragedia, un nuevo movimiento telúrico azotara al país.

Al haber tenido la fortuna de ser rescatado en 1985, Carístico se reunió con diversas estrellas del Consejo Mundial de Lucha Libre para poner manos a la obra y ayudar a quienes ahora necesitan esa ayuda que él una vez recibió. Sin reflectores, es ahora el ser humano tras la máscara quien se convierte en un verdadero héroe.

“En ese momento no interesa (llevar máscara), solo quieres ayudar porque viviste la experiencia. Cuando vi que necesitaban gente me estacioné para ayudar con mis hijas ayudándome ahí”, aseguró el gladiador.

Carístico salía de entrenar cuando fue sorprendido por el temblor. De inmediato fue que llevó a sus seres queridos a un lugar más seguro que su hogar, ubicado en un cuarto piso de un edificio y se dispuso a ayudar.

“Es una experiencia muy diferente a lo que he vivido en toda mi vida luchística y personal. Es algo bonito ver a la gente tocándose el corazón. Estamos demostrando que México siempre está unido”, sentenció.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×