Verano deportivo y el maldito dopaje

Este verano será especial con tanto deporte, pero la sombra del dopaje rondará -especialmente- a los Juegos Olímpicos.

Saludos Enchilados amigos de Medio Tiempo. Inició el mes de junio y arranca un verano súper deportivo. Para empezar, Lucha Libre AAA presenta todo este fin de semana Lucha World Cup, en una segunda edición con dos etapas que se esperan vibrantes. Mientras, el Consejo Mundial de Lucha Libre realizará su Grand Prix, el 1 de julio en la Arena México, con un extraordinario combinado de luchadores mexicanos que enfrentarán al Resto del Mundo.

En el futbol, del 3 al 26 de junio tendremos la Copa América Centenario, el torneo más antiguo del mundo que tendrá su edición especial de conmemoración. Esta se jugará con 16 equipos (incluyendo 6 escuadras de CONCACAF) y ahí veremos de que está hecho Chile (sin albur), el campeón actual. Casi a la par (10 de junio-10 de julio) en Francia se jugará la Eurocopa 2016, el torneo más importante de selecciones de aquella parte del mundo. España es el equipo a seguir por ser Bicampeón, pero veremos qué dicen los alemanes y el equipo local.

Pero este verano tiene mucho, mucho más y nos llevará a uno de los mayores eventos deportivos del mundo: los Juegos Olímpicos en Río 2016, en donde veremos si México puede ganar entre 5 y 7 medallas olímpicas que pronosticó (y sueña) la CONADE.

Son precisamente los Juegos de Río 2016 que tendrán en el dopaje su principal foco de atención. El escándalo armado por Rusia y sus más de 20 atletas que dieron positivo tras nuevos controles sobre las muestras de Pekín y Londres ha llevado incluso a poner en duda la participación del equipo ruso en esos Juegos. Tremendo lío se buscaron los rusos, y cómo no. ¡Chequen la historia! Hoy sabemos que ese país montó un programa de dopaje para los Juegos Olímpicos de Invierno Sochi 2014, donde se colocó en lo más alto del medallero con 33 medallas (13 de Oro).

Grigory Rodchenkov, el científico encargado en aquel momento de dirigir el laboratorio antidopaje de Moscú, creó un cóctel de tres sustancias prohibidas que mezclaba con alcohol antes de administrársela a los deportistas, pero no solo eso, cuenta que todas las noches expertos antidopajes rusos y miembros de los servicios de inteligencia cambiaban las muestras de los atletas que se habían dopado por orina “limpia” recogida meses antes. A través de un agujero en la pared era por donde introducían las nuevas muestras para que fueran analizadas al día siguiente. Se dice que en total cambiaron unas 100 muestras de atletas dopados ¡Ah cabrón! La investigación de todo lo anterior está en marcha y por eso dice el COI que si ya saben cómo se ponen… ¡pa’que los invitan!

Pero, además de Rusia, aguas con Kenia y México porque son países que el COI dará especial seguimiento a sus controles antidopaje previo a Juegos Olímpicos, por ser países –dicen- cuyos controles no se dan en conformidad con las reglas de la Agencia Mundial Antidopaje. ¡Sopas perico!

De modo que inicia un verano que los amantes del deporte disfrutaremos intensamente, solo deseamos que el maldito dopaje no sea uno de los invitados especiales.

Nos leemos el próximo viernes y recuerden: “Máscaras habrán muchas, pero Enchilada… sólo una”.

Sígueme en Twitter: @mascarenchilada
Y en facebook.com/MascaraEnchilada/

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas