Pistorius, luz y sombra

El 4 de julio de 2012 el Comité Olímpico Sudafricano confirmaba a Oscar Pistorius para asistir a los Juegos Olímpicos.
Ciudad de México -

El 4 de julio de 2012 el Comité Olímpico Sudafricano confirmaba a Oscar Pistorius para asistir a los Juegos Olímpicos de Londres 2012. La noticia daba la vuelta al mundo en segundos porque después de pelear durante años para ser considerado para participar en dicha justa, a pesar de sus capacidades diferentes ¡al fin lo lograba!

Pistorius se convertía en el primer atleta con doble amputación que llegaría a unos Juegos Olímpicos como deportista no considerado paralímpico, aun cuando lo hiciera con una prótesis y esto generara protestas al considerar que le daban una ventaja injusta sobre otros corredores.

El hombre que siendo un niño sufrió la amputación de sus dos piernas por una malformación genética, cambiaría la forma de ver una competencia en una pista olímpica al correr los 400 metros y el relevo 4 X 400 con prótesis de fibra de carbono en aquel 2012. Se trata del atleta cuyo entrenador -Jannie Brooks-, tardó seis meses en darse cuenta que no tenía piernas, porque cuando llegó a practicar con él, por ser invierno lo hacía siempre con pantalones largos, pero tenía exactamente la misma velocidad que los otros y nunca puso pretextos para evitar el duro entrenamiento del atletismo. Hoy, es una sombra de aquella admiración.

El pasado 6 de julio, a tan solo ¡cuatros años de aquella gran noticia! Otra "nueva" también dio la vuelta al mundo. Oscar Pistorius fue condenado e irá a la cárcel por 6 años, pena que le impuso el Tribunal Superior de Pretoria por considerarlo autor del asesinato de su novia, la preciosa modelo Reeva Steenkamp.

Justo el 14 de febrero de 2013, cerca de haber transcurrido los juegos de Londres, cuando el mundo lo había admirado por pelear doblemente (primero para ser considerado y luego por estar en la pista), llegó el peor momento de su vida. Algo pasó en su casa y en el caos, mató a su novia disparándole cuatro veces a través de la puerta del baño, porque según alegó en su defensa, se confundió al pensar que alguien se había metido a su casa y actuó en defensa propia.

La primera pena que recibió fue de 5 años de prisión por homicidio imprudente, pero se anuló porque el Tribunal Superior consideró que hubo una clara intención de matar, estuviera quién estuviera detrás de la puerta y se concedió un año más de condena.

Oscar Pistorius, en tan solo cuatro años, pasó de luz a sombra en su vida deportiva y personal, su historia de éxito como atleta y su lucha en el olimpismo quedó marcada por siempre, ante un grave error personal. Solo él sabe que pasó ese día y por eso, solo él sabe que vendrá en su vida más adelante.

Nos leemos el próximo viernes y recuerden: “Máscaras habrán muchas, pero Enchilada… solo una”.

Sígueme en Twitter: @mascarenchilada

Y en facebook.com/MascaraEnchilada/

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas