Síntomas de una mala alimentación y cómo corregirlos

¿Te sientes cansado y sin energías? ¿Llega el viernes y sientes que ya no puedes ni con tu alma? Lo más probable es que no te estés alimentando bien.
Ciudad de México -

Conoce cuáles son los síntomas de una mala alimentación y aprende a corregirlos. Aquí los tres principales:

1. Mueres de hambre todo el día. Una dieta saludable debe mantener estables tus niveles de glucosa. Cuando esta comienza a bajar, te da hambre y te pones de malas, con sueño o dolor de cabeza. Si tus comidas son equilibradas debes aguantar aproximadamente cuatro horas entre una y otra. Es importante incluir proteínas en el desayuno, comida y cena, ya que de lo contrario, además de morir de hambre, perderás masa muscular y bajará tu rendimiento en la carrera. Por ejemplo, si desayunas un paquete de galletas, o cereal con leche, en media hora tendrás hambre de nuevo, ¡te falta la proteína! Huevo, pollo, atún, carne, incluye algo en cada comida.

2. Por más que corres, no bajas de peso. La alimentación, en el tema de bajar o subir de peso, es mucho más importante que la actividad física. Debes cubrir tus requerimientos para poder correr al máximo, sin comer de más o de menos. Sí, también comer de manera insuficiente puede hacerte engordar: el ejercicio es un estrés para el cuerpo y si no consumimos la cantidad de alimento que necesitamos, la solución que encontrará será ahorrar energía, y ¿dónde crees que la ahorra? En la grasita (alias: lonja). Dale a tu dieta la importancia que requiere, notarás los cambios no únicamente en tu peso, también en tu rendimiento.

3. Te da el famoso “mal del puerco” después de comer. Si tu comida es saludable no debe darte sueño después de la comida. Si te fijas, nos pasa cuando comemos mucho, especialmente muchos carbohidratos: pasta, arroz, pan, tortillas, postre, agua de sabor. Este tipo de alimentos nos disparan rápidamente los niveles de glucosa o azúcar en sangre, pero así como sube de rápido nos viene el bajón, por eso nos da sueño. ¡No es que estés haciendo la digestión! No abuses de los carbohidratos y verás la diferencia. Por eso es necesario empezar siempre con un plato abundante de ensalada o verdura, y después comer todo lo demás. La verdura, gracias a la cantidad de fibra que contiene, ayuda a que lo que ingieras después se absorba lentamente.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas