Agotarán instancias para que Paola Pliego asista a JJOO

La participación Pliego en Río 2016 aún está en aire, luego que el Presidente de la Federación Mexicana de Esgrima explicara que agotarán todas las instancias posibles.
 Pliego esperará la muestra B para descartar dopaje.  (Foto: Foto: MexSport)
  • El proceso para demostrar que el doping de Pliego no fue intencional costaría 50 mil euros
Ciudad de México -

La participación de la esgrimista Paola Pliego en Río 2016 aún está en aire, luego que el Presidente de la Federación Mexicana de Esgrima, Jorge Castro, explicara que agotarán todas las instancias posibles para que la especialista en sable acuda a la justa deportiva y se esclarezca el caso de supuesto doping en el que incurrió la capitalina.

Castro explicó que hay comunicación entre las autoridades de la Federación Internacional de Esgrima y su organismo para determinar en breve la decisión final.

En caso de que el doping de Pliego sea ratificado, el equipo de sable femenil mexicano quedaría conformado por Úrsula González, Tanya Arrayales y Julieta Toledo (quien tomaría el lugar de Pliego), aunque Castro dijo que Paola todavía es considerada hasta que se agoten las instancias para que asista a Río 2016.

“En caso de que fuera (ratificado el doping) sería una baja muy sensible (la de Paola), no soy autoridad para decir si consumió o no la sustancia, nosotros contemplamos a Paola dentro del equipo porque todavía hay un proceso”, explicó el directivo.

“Estamos en comunicación con la jefatura (de esgrima), pero todavía no podemos hacer nada hasta no saber. No hay ninguna sustitución, porque los equipos de esgrima se componen de cuatro miembros”, agregó.


EXISTEN OPCIONES PARA LA DEFENSA DE PLIEGO

El abogado de Pliego, Ricardo de Buen, dijo que hay todavía posibilidad de que su cliente llegue a participar en la justa Olímpica.

La primera opción se sostiene en que la Federación Internacional de Esgrima les permita tener pruebas de facto, sin embargo, el proceso lleva tiempo (por lo que perdería JJOO); y la segunda, solicitar una audiencia con el comité del TAS instalado en Río de Janeiro y solicitar un juicio rápido para demostrar que la esgrimista no incurrió en un doping intencional.

“El peor escenario es una batalla legal que podría costar 50 mil euros, mismos que no están presupuestados en este momento”, concluyó.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×