¿Qué comer la semana previa al maratón?

Tú sabes que no es lo mismo una carrera de 10 Km que un maratón completo.
Ciudad de México -

Tú sabes que no es lo mismo una carrera de 10 Km que un maratón completo. Ya hemos hablado en otras ocasiones sobre qué comer antes de una competencia y, ahora que se acerca el Maratón de la Ciudad de México, quisiera darte las recomendaciones necesarias para que cuides tu alimentación y llegues con todo.

1. Ahora más que nunca, no te saltes las comidas. Bien sabemos que nuestro cerebro necesita azúcar todo el día para poder trabajar y, cuando no comemos, el cuerpo libera hormonas del estrés, para poder tomar proteínas del músculo y convertirlas en energía. El músculo sé que lo trabajaste duro, así que me imagino que no querrás perderlo. Sin embargo, puede que no te hayas fijado, pero cuando te olvidas de alguna comida, a lo largo de ese día te sientes más cansado. Además recuerda que queremos estar lo más relajados posible en la semana del maratón, ¡no le agregues estrés! Come al menos cada cuatro horas.

2. Cuida lo que comes. Trata de evitar las comidas muy condimentadas, fritas, capeadas y empanizadas, pues lo que queremos es que tu estómago llegue tranquilo a la competencia. Si eres de los que son sensibles a los lácteos, elimínalos por completo durante toda la semana. Evita comer en lugares poco higiénicos o que no conoces, para no correr riesgo de contraer alguna infección. Además, si sabes que tu intestino es medio flojito, no olvides consumir toda la semana la cantidad suficiente de frutas y verduras.

3. Comienza tu carga de carbohidratos desde tres días antes. Recuerda que los hidratos de carbono son nuestra principal fuente de energía, sobre todo para competencias de larga duración o alta intensidad, por eso debes ir rellanando el tanque desde tres días antes, es decir, desde el jueves: pasta, tortilla, arroz, avena, frijol, lenteja, quinoa, pan integral, son algunos ejemplos de los alimentos que debes preferir. Solo es aumentar un poco a lo que consumes normalmente, no se trata de llegar a tu siguiente comida sintiéndote demasiado lleno.

4. Hidrátate los tres días previos. La hidratación puede ser normal, con agua natural o con bebida isotónica, pero es importante que al menos tres días antes estés tomando lo suficiente y observando el color de tu orina: debe ser clara, no transparente ni demasiado concentrada.

5. Descansa. Trata de dormirte temprano toda la semana, sí, a veces no se puede por el trabajo y labores de siempre, pero intenta que estos días estés más tranquilo que de costumbre. El día más importante es el viernes, pues el sábado a muchos nos cuesta trabajo dormir (ya sea por nervios o por emoción), entonces más vale que hayas descansado bien con anterioridad.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas