El Maratón del sismo, el más emotivo

En 1985 el Maratón de la CDMX se correría el 22 de septiembre, pero el sismo cambió todo
Manuel Vera Canelo fue el ganador de la tercera edición del Maratón.
 Manuel Vera Canelo fue el ganador de la tercera edición del Maratón.  (Foto: Especial)
  • En 1985 el Maratón de la CDMX se correría el 22 de septiembre, pero el sismo cambió todo
Ciudad de México -

Aunque muchos capitalinos perdieron a familiares y amigos, su hogar o su trabajo por el sismo de 1985 que este lunes cumple 31 años, la actitud de la Ciudad de México no estaba derrumbada.

En aquel año se realizó la tercera edición del naciente Maratón de la Ciudad de México. Se programó para el 22 de septiembre, pero el terremoto lo cambió todo.

El 19 de septiembre muchos corredores nacionales y extranjeros estaban por recoger su playera y número de participante, cuando la tierra se cimbró.

Los extranjeros regresaron a sus países mientras los mexicanos esperaron hasta diciembre para correr entre edificios derrumbados y muchos damnificados, pero también entre una atmósfera especial.

Así lo recuerda Miguel Ángel Vargas, el hombre que ha participado en todas las ediciones del Maratón de la Ciudad de México.

“Ese Maratón nos marcó a todos los mexicanos. Fue algo especial porque nos cambiaron la fecha, la ruta y cuando empezamos a correr el Maratón sentíamos ese ambiente de pérdida, de dolor...al ir corriendo en las calles, veíamos los edificios o ciertas casas tiradas y nos daba dolor, pero aun así, la gente siempre estaba apoyándonos y dándonos palabras de aliento”, recordó.
Para el maratonista, esta ha sido la edición más emotiva.

“Nunca se me va a olvidar porque realmente fue tan gratificante, tan emocionante que lo recuerdo y me llena de alegría y felicidad. Sabíamos que estábamos todos en pérdida física, moral económica, pero aun así, todos los mexicanos supimos salir a la situación”.

En ese Maratón de 1985 debutó la prueba para deportistas en silla sobre ruedas. Inició y finalizó en el Autódromo Hermanos Rodríguez y a pesar de las dificultades, la ruta fue trazada por espectadores dispuestos a impulsar no a los corredores, sino a una actitud diferente ante la adversidad.

“Somos un país de guerreros que nos gusta luchar ante cualquier adversidad. Cada vez que lo recuerdo y lo digo me sigue emocionando porque eso es lo que me alimenta mi espiritu mi cuerpo y mi alma para seguir en esto”, agregó Vargas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×