¿Cómo se planifica la alimentación de un corredor?

No es igual la alimentación de una persona sedentaria, a la de alguien que hace alguna actividad.
Ciudad de México -

No es igual la alimentación de una persona sedentaria, a la de alguien que hace alguna actividad física. Puedes considerarte activo si realizas al menos 30 minutos de ejercicio al día. Y tú, ¿cuánto corres? Hoy hablaremos sobre cómo se planea de manera correcta, la dieta de un corredor.

Lo primero que debemos saber sobre nuestro deportista

•Composición corporal: además de tu peso, cuántos kilos de grasa, músculo y agua, hay en tu cuerpo.

•Qué tipo de carrera practicas: ¿de montaña o de ciudad?

•Cuántas horas de ejercicio haces al día, así como la distancia, intensidad y frecuencia.

•¿Realizas algún trabajo de fuerza?

•Alimentos preferidos, saludables y no saludables.

•Alimentos que no toleras o que te causan alergias.

•¿Padeces alguna enfermedad? Y si es así, medicamentos que consumes.

•Hábitos de sueño.

•Profesión: porque además de correr, ¡tenemos que trabajar!

Determinación de objetivos

Como corredor es importante llevar una alimentación para mantener tu rendimiento tanto en el entrenamiento, como a lo largo de todo el día. Sin embargo, también existen otros objetivos que deben plantearse antes de poder actuar. Algunos ejemplos serían:

•Aumentar masa muscular: un músculo más resistente y tonificado, tiene la capacidad de lograr un mejor desempeño sin generar tanto estrés o cansancio.

•Perder grasa corporal: entre más ligero, más rápido correrás.

•Mejorar tu rendimiento: si ya tienes una composición corporal ideal, pero quieres prepararte para una competencia en específico ¡necesitas una buena dieta!

¡Manos a la obra! Las bases de la dieta del deportista.

1. El plan de alimentación debe adaptarse a ti, y no al revés, es decir, debe ser personalizado: acorde a tus horarios de comidas y entrenamientos, al tipo de alimentos a los que tienes acceso, así como a tus preferencias.

2. No comas por comer, es necesario entender por qué necesitas comer así, qué te ayuda y qué no.

3. Con la dieta puedes cubrir perfectamente tus requerimientos de energía, vitaminas y minerales. A veces por practicidad incluimos suplementos como licuados de proteína, por ejemplo. Se valen, solamente ten cuidado con la marca y dosis que vas a consumir.

4. Debes disfrutar lo que comes. Podemos comer rico y saludable al mismo tiempo, ¡no hay por qué sufrir! Si algo no te gusta, hay que modificarlo. Además de agradarte, tu alimentación debe ayudarte a sentirte bien.

5. Es cierto que por ser corredor puedes darte permisos de vez en cuando, ¡no abuses, o terminarás rodando!

Ahora ya lo sabes, no hay dietas mágicas y milagrosas. La mejor dieta es la que se adapta a ti y a lo que necesitas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas