Trastornos de la alimentación en corredores

Es cierto, como corredores debemos cuidar nuestra alimentación.
Ciudad de México -

Es cierto, como corredores debemos cuidar nuestra alimentación y mantener un peso saludable: es parte del rendimiento deportivo. Entre menos peses, correrás más rápido, y entre más fuerte estés, tendrás más potencia. Sin embargo, el estar delgada puede volverse una obsesión, y no digo que les pase solo a las mujeres, pero es lo más común.

¿Qué es un trastorno de la conducta alimentaria?

Es una enfermedad grave, con complicaciones tanto físicas como psicológicas que ponen en riesgo la vida. El bajo peso no es el único indicador de este trastorno, pueden haber personas con peso normal que lo padezcan. Existen tres tipos:

1. Anorexia nerviosa. Cuando la persona tiene una obsesión exagerada por la delgadez y un miedo intenso por subir de peso. No comen nada, y cuando llegan a comer, es en cantidades excesivas, pero lo compensan tomando algún tipo de laxante. En el caso de las mujeres, un signo común es la pérdida de la menstruación (amenorrea), y en los hombres se pierde la potencia sexual.

2. Bulimia nerviosa. Tienen atracones donde pierden el control al consumir alimentos, seguido de conductas como vómito, ejercicio excesivo, laxantes, drogas y periodos de ayuno.

3. Trastornos de conducta alimentaria no especificados (TANES). Aquí están las personas que tienen un trastorno pero no reúnen los criterios para anorexia o bulimia. Pueden ser enfermedades parciales, y la gravedad puede variar de una persona a otra.

¿Cómo se puede diagnosticar?

Este tipo de enfermedades son más comunes en los deportistas que en el resto de la población. Así que ¡cuidado corredores! Para saber que una persona tiene algún tipo de trastorno, existe un Manual Diagnóstico y Estadístico de las Enfermedades Mentales (DSM-IV), y se deben cumplir con todos los criterios. Recordemos que es una enfermedad psiquiátrica, y que debe ser atendida de la misma manera. Entre más rápida sea la atención, el pronóstico será mejor.

¿Cómo prevenirlo?

• Como corredor. Convivimos día a día con corredores, y además de ser nuestros compañeros llegamos a desarrollar lazos de amistad. Una persona puede ir por la vida sin que nadie se dé cuenta que tiene un trastorno, pues a veces los síntomas no son visibles. Si detectas algo raro en algún corredor, es importante que lo platiques con él, pero ten precaución: debe sentirse cómodo y con confianza para poder hablar de su problema.

•Como entrenador. Restar un poco la importancia al peso, y no hablar de él como la base para un mejor rendimiento. Recalcar la importancia de que los corredores acudan con un nutriólogo deportivo: así podrán llevar una alimentación correcta de acuerdo al deporte que practican y eliminar factores de riesgo.

Nunca estamos exentos de algún problema así. Cuida tu peso, ¡pero además tu salud! Los extremos también son malos.

Newsletter
No te pierdas