Informe McLaren denuncia una "conspiración institucional" del dopaje en Rusia

Más de mil deportistas rusos fueron afectados o beneficiados con la manipulación de muestras para estudios de dopaje.
En varias muestras fueron encontrados restos de café soluble y sal. (Especial)
 En varias muestras fueron encontrados restos de café soluble y sal. (Especial)
  • McLaren asegura que más de 500 controles positivos se hicieron pasar por negativos
Londres, Inglaterra (Reuters) -

La segunda entrega del Informe McLaren, hecha pública este viernes en Londres, ha denunciado la "conspiración institucional" del dopaje en Rusia y ha revelado que más de mil deportistas olímpicos de ese país, auspiciados por las autoridades, se vieron implicados o se beneficiaron de manipulaciones para ocultar sus positivos entre 2011 y 2015.

En un lujoso hotel del centro de la capital británica, y ante más de 100 periodistas y cámaras, el catedrático canadiense Richard McLaren, acompañado de Martin Dubbey y de Diana Tesic, presentó la segunda parte de su informe, encargado por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA).

Cinco meses después de la primera entrega, en la que McLaren concluyó que los laboratorios de Sochi y Moscú, supervisados por el ministerio de Deportes de Rusia, encubrieron el uso de sustancias prohibidas y manipularon los resultados de los análisis de los deportistas rusos durante los Juegos de Invierno de Sochi 2014, el responsable del informe reveló que el Estado ruso empleó este sistema también durante los Juegos de Londres 2012 y los Mundiales de Atletismo de 2013.

En esta segunda entrega, McLaren asegura que más de 500 controles positivos se hicieron pasar por negativos, en un "encubrimiento que evolucionó hasta unos niveles sin precedentes" y cuya extensión "probablemente no podrá ser nunca plenamente establecida".

"Podemos confirmar lo que anunciamos en el primer informe: existió un encubrimiento que comenzó en 2011 y que se mantuvo hasta después de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi. Un encubrimiento que evolucionó hasta unos niveles sin precedentes", explicó el canadiense.

"Esta conspiración institucional existió entre deportistas, auspiciados por oficiales rusos del ministerio de Deporte y con el apoyo de la Agencia Antidopaje Rusa (RUSADA), el CSP (Centro de Entrenamiento de los Equipos Nacionales rusos) y el laboratorio de Moscú para manipular controles de dopaje. Estos deportistas no actuaron solos, sino dentro de una infraestructura", explicó.

Más de mil deportistas rusos pertenecientes a 30 federaciones deportivas -entre ellas el futbol- se beneficiaron de manipulaciones para esconder sus análisis positivos de dopaje durante cuatro años. Esa fue la conclusión principal a las que llegó el profesor McLaren en su informe, realizado en cinco meses tras analizar más de cuatro mil documentos de Excel, revisar correos electrónicos y llevar a cabo decenas de entrevistas.

A través de este método, conocido como 'Salva o Cuarentena', y que se empleó para convertir las muestras positivas en negativas, los dirigentes identificaban, con la ayuda de la RUSADA, al propietario de las muestras y lo catalogaban como 'salvado' o 'en cuarentena'.

Si era de los primeros, se escondía, se registraba como negativo en el sistema informático por el que la AMA y las federaciones informan de los controles, y se falsificaba el informe. En cambio, si era de los segundos, se seguía con el procedimiento.

"La práctica de cambiar frascos con orina de deportistas dopados por orina limpia no finalizó después de los Juegos de Sochi, sino que se convirtió en una rutina mensual en el laboratorio de Moscú. Lo confirman los análisis de ADN y de sal efectuados", explicó McLaren.

Grigory Rodchenkov, antiguo director del laboratorio de Moscú, fue el encargado de cambiar y alterar los frascos, añadiendo sal o gránulos de Nescafé para tratar de igualar la consistencia y la densidad de las muestras originales.

"Él (Rodchenkov) alteró las muestras 'A' diluyéndolas en agua, añadiendo sal, sedimentos o gránulos de Nescafé cuando necesitaba igualar la gravedad y el aspecto de las muestras 'B'", insistió.

Según el informe, en los frascos de orina de cuatro ganadores de medallas de oro en Sochi se encontraron unos niveles de sal "fisiológicamente imposibles para el ser humano", mientras que hay indicios de que las muestras de otros doce medallistas en los Juegos de Invierno fueron modificadas.

Además, dos jugadoras del equipo ruso de hockey sobre hielo presentaron muestras de orina en las que habían restos de ADN masculino.

De acuerdo al profesor McLaren, "el deseo de ganar medallas sustituyó su moral colectiva, su límite ético y los valores olímpicos del juego limpio".

"Es imposible saber hasta hace cuánto tiempo se remonta esta conspiración y cuánta gente está involucrada. Durante años, las competiciones internacionales han sido manipuladas por los rusos. Entrenadores y deportistas han competido en condiciones desiguales. Los amantes del deporte tienen derecho para sentirse decepcionados y ya es hora de que esto pare", señaló.

Sin embargo, McLaren, después de revelar el "secreto oscuro" del equipo olímpico ruso, insistió en que "sí se puede confiar en Rusia, aunque ha de llevar a cabo una reforma considerable".

"¿Si se puede confiar en ellos? Creo que la respuesta es sí. Pero tienen que hacer una reforma importante. He estado hablando con oficiales rusos en los últimos meses y sé que tienen en mente un programa que podría ser muy importante. Confío en que la AMA y otras asociaciones se aseguren de que funcione bien", concluyó.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×