Los cinco errores más comunes a la hora de desayunar

Aunque el desayuno es la comida más importante del día, no necesariamente tiene que ser la más abundante.
Ciudad de México -

Desayuno significa “romper el ayuno”, es darle el sí a nuestro cuerpo para comenzar a realizar todas sus funciones. Si te sientes cansado en el día, con sueño, o con muchas ganas de comer azúcar, puede ser que no estés desayunando lo correcto.

Aunque se dice que el desayuno es la comida más importante del día, no necesariamente tiene que ser la más abundante. Claro que todo dependerá de tu rutina de entrenamiento, pero hay errores claves que debes evitar a la hora del desayuno, te contaré los básicos:

1. No incluir proteínas. Recuerda que las proteínas nos dan saciedad como por tres o cuatro horas y, si no quieres morir de hambre, es necesario que las incluyas en tus tres comidas principales. ¿Qué pasa si desayunas únicamente cereal con leche? ¡En media hora mueres de hambre otra vez! Tienes muchas opciones que puedes elegir: huevo, pollo, pavo, jamón, atún, quinoa.

2. Desayunar muy tarde. Desde que despertamos, los niveles de glucosa o azúcar en sangre comienzan a bajar, aproximadamente en 20 minutos se nos terminan. Por eso es importante que comas algo inmediatamente al despertar, si no tienes tiempo, puede ser una fruta, y llevarte algo más práctico como un sándwich para desayunar llegando a tu trabajo. Si te esperas a tener tiempo, te comerás lo primero que se te atraviese, en la cantidad que se te antoje y, lo más probable es que no sea saludable.

3. Meter jugos. Una naranja contiene unos 15 gramos de hidratos de carbono. Pero ¿cuántas naranjas necesitas para un vaso de jugo? Aproximadamente cuatro piezas. Además de que estarás consumiendo azúcares en exceso, le quitas toda la fibra a la fruta, es casi como si tomaras refresco: agua con azúcar.

4. No consumir grasas. Una comida no nos satisface si no tiene grasas. Por ejemplo: nos llena más un plato de verduras con aceite de oliva, que si nos comemos la verdura sola. Claro que hay de grasas a grasas, si quieres cuidar tu salud, prefiere las vegetales. Por ejemplo: puedes añadir aguacate a tus sándwiches, omelettes y quesadillas.

5. No planearlo. Para evitar desayunar “la barrita” o “el yogurt”, que no son para nada una comida completa, planea tus comidas. Esto empieza desde que vas a hacer tus compras: debes tener presente que existe el desayuno y buscar cosas prácticas para poder llevarte. La noche anterior, trata de dejar todo lo más preparado posible para que no te agarren las prisas en la mañana.

Recuerda, hablamos del desayuno diario, no del desayuno para antes de correr, ¡ese es otro tema!

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas