La importancia de estar bien hidratado en el verano

La importancia de hidratarnos correctamente en esta época y de los riesgos que tenemos de no hacerlo.
Ciudad de México -

Estamos a punto de entrar al verano, aunque ya nos acompañan las altas temperaturas y los entrenamientos fuertes. Hoy hablaremos sobre la importancia de hidratarnos correctamente en esta época y de los riesgos que tenemos de no hacerlo.

Recordemos que el agua es el nutrimento más importante, pues la mayor parte de nuestro peso es agua, medio por el cual los demás nutrimentos pueden funcionar, además de que ayuda a regular la temperatura corporal. Si no nos hidratamos lo suficiente, tenemos riesgo de retener líquidos, dañar a nuestros riñones, tener el cabello, piel y uñas muy frágiles, y bajar el rendimiento en la carrera.

¿Cómo sabes si estoy deshidratado?

1. Primero aparece la sed, aunque no es un buen indicador. De hecho podemos deshidratarnos mucho tiempo antes de que aparezca este síntoma. No lo tomes en cuenta como referencia e hidrátate aunque no estés sediento.

2. Después viene la sequedad en toda la boca y lengua.

3. Bajan las ganas de orinar. Entre más oscura esté la orina, más deshidratados estamos.

4. Menor peso corporal. Puedes pesar menos pero por pérdida de líquidos, no lo olvides. Por eso es bueno pesarte antes y después del entrenamiento: si pesas lo mismo al terminar, es que te hidrataste correctamente.

¿Cuánto líquido debo tomar en el día?

Un adulto sedentario, necesita entre 1.5 y 3 litros de agua diarios. Sin embargo todos somos diferentes, hacemos distintas actividades, vivimos en diferentes climas y tampoco sudamos lo mismo. El agua la podemos ingerir a través de los alimentos y de los líquidos. No sólo es importante hidratarte durante el ejercicio, si no lo haces a lo largo de todo el día, de nada te servirá. Distribuye el agua y no te lo tomes de un sopetón, o solo lograrás que tus riñones trabajen de más.

Hidratación antes, durante y después del ejercicio

• Antes del entrenamiento: con uno o dos vasos que tomes es suficiente, puede ser café o té, si es que estás acostumbrado, y una hora antes de que comiences. Si vives en climas muy calurosos, puedes seguir bebiendo durante la hora previa al entrenamiento, cada 15 minutos unos 200 mL. Solo ten en cuenta que esto no te asegura que ya estarás hidratado durante toda tu carrera.

• Durante el ejercicio: nunca debes sentir sed. Por eso debes hidratarte al menos cada 15 minutos. Si tu entrenamiento es mayor a una hora, es recomendable que en lugar de agua utilices alguna bebida deportiva, pues el desgaste será mayor. Si correrás a un ritmo tranquilo, menos de una hora, con agua está bien.

• Al terminar el entrenamiento: debes iniciar la rehidratación lo más pronto posible. Medio litro es suficiente, si crees que necesitas más, es que te faltó hidratarte durante la carrera. Si estuviste en un ambiente muy caluroso o el entrenamiento estuvo más intenso, prefiere las bebidas deportivas o isotónicas.

¡No te confíes! La deshidratación puede dejarnos en coma, o sin vida. Dale la importancia que merece y practícala durante tus entrenamientos, para que el día de tu competencia puedas rendir al máximo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas