Make a Wish cumplió el deseo mil al pequeño piloto Johny

Los sueños se hacen realidad y para muestra de ello, un niño de siete años pudo vivir un día bajo el volante.
Con una enorme sonrisa, Johny se despidió como un gran campeón.
 Con una enorme sonrisa, Johny se despidió como un gran campeón.  (Foto: MT)
  • El piloto profesional Javier Fernández se encargó de manejar el automóvil junto a Johny
Ciudad de México -

¡El día llegó y un sueño se cumplió! En el Autódormo Hermanos Rodríguez, el pequeño Johny pudo ser piloto profesional de un auto de carreras gracias a la iniciativa de la fundación “Make a Wish” y al gran gesto del piloto de Nascar México, Javier “El Che” Fernández.

Jonathan, de siete años de edad vio realizado su sueño, que era tener un auto rojo con el número 95 y sentir lo que es ser piloto profesional en una de las pistas más famosas del Latinoamérica. Gracias a "Make a Wish", esto fue posible, además de que la fundación llegó a mil deseos cumplidos.

En entrevista con Mediotiempo, Patricia Ruiz, directora de mercadotecnia y comunicación de Make a Wish México, comentó que el proyecto fue difícil de consumar: “Nos tomó mucho tiempo cumplir este deseo, porque no es fácil conseguir los recursos, hacer algo tan grande como el auto y tener al pequeño (Jonathan) listo con el traje y el casco, estamos muy felices de cumplir el deseo mil en México”.

Asimismo, contó cómo fue el proceso para poder realizar el deseo Jonathan: “Tenemos una metodología muy estricta, los niños deben de cumplir ciertas características, que el doctor nos diga que el pequeño tiene una condición médica que pueda poner en riesgo en su vida. Afortunadamente, cuando recibimos el caso de Johny, nosotros ya teníamos el contacto con “Car Motion Motosr Sport”, comentó.

Con la voz entrecortada, Jorge Fernández señaló lo feliz que lo hizo el poder ayudar al pequeño Johny: “Me siento bien, el ver a tanta gente (apoyando al pequeño) me sacó de onda, Dios te da una segunda oportunidad y hoy puedo regalarle tiempo a Jonathan, el que le robes una sonrisa a un pequeño, no tiene precio”.

Después de dar algunas vueltas en el Autódromo Hermanos Rodríguez, Javier y Johny bajaron del vehículo con una gran sonrisa, para luego, trasladarse a la ceremonia de premiación, en donde el pequeño recibió un trofeo con el número 1 y algunos detalles que fueron posibles gracias a la iniciativa de Make a Wish y la gentil colaboración del piloto de la escudería Car Motion Moto Sport.

Con una enorme sonrisa y rodeado del entusiasmo de sus padres, hermana , abuela y voluntarios de la fundación, Jonathan se despidió del Autódromo como un gran campeón.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×