Si corro mucho, ¿tengo un día libre en mi dieta?

A veces nos confiamos y pensamos que, por hacer ejercicio, podemos comer todo lo que queramos, sin embargo, no es así.
Ciudad de México -

Es un hecho que un corredor gasta más calorías a lo largo del día en comparación a una persona sedentaria, por lo que los requerimientos de energía suelen ser un poco más elevados, no mucho. A veces nos confiamos y pensamos que, por hacer ejercicio, podemos comer todo lo que queramos, sin embargo, no es así.

Puedes hacer ejercicio y aún así engordar, claro si descuidas tu alimentación. No lo olvides, para mantenerte o bajar de peso es 70% entrenamiento y 30% dieta. Y entonces, las comidas libres, ¿se pueden?

La “comida-trampa” o “cheat meal”

Unas de las primeras preguntas a la hora de las dudas en la consulta es: ¿puedo tener un día libre? ¿Qué queremos comer en un día libre? Generalmente alimentos ricos en azúcares y en grasas. Nos atraen tanto estos alimentos que, aunque sabemos que pueden disminuir nuestro rendimiento, nos causan adicción.

El azúcar en si, te da energía por un momento, pero ese pico de glucosa se convierte en un bajón casi de manera inmediata, causándote cansancio, sueño, ansiedad e incluso más ganas de comer cosas azucaradas. Es un círculo vicioso y, lo cierto es que, entre más comemos, más ganas nos dan de comerla. Este es uno de los problemas más graves a la hora de comenzar un plan de alimentación saludable, porque tú vas muy bien, pero con qué pruebes una galleta maría, se te activa el “chip dulce”, y otra vez volvemos a lo mismo, siendo cada vez más difícil eliminar esta droga de nuestras vidas.

Yo te recomiendo que, si quieres quitarte esta adicción, no hagas comidas libres por al menos un mes, esto es para que tu cuerpo termine de “desintoxicarse” y ya no se te antoje tanto lo dulce. Una vez que estés más estable y puedas controlar más el antojo, puedes permitirte de vez en cuando una comida libre, pero no un día entero. Si rompes la dieta en una comida y en la siguiente ya te portas bien, ese exceso se compensa. Pero si la rompes en desayuno, comida y cena, ya tenemos un problema.

Si lo quiero hacer, ¿cómo lo hago?

· Yo te recomiendo que sea una vez por semana. De lo contrario, comenzarás a darte permisos de más y puedes terminar subiendo de peso.
· Guarda tus comidas libres para los días que tu entrenamiento sea más largo o intenso, que es cuando tu cuerpo aprovecha mejor los hidratos de carbono.
· Toma en cuenta tus compromisos: si sabes que tienes un evento el sábado, ¡no gastes tu comida libre el viernes! Pues en las reuniones a veces no podemos controlar lo que comemos.
· Comidas libres, pero sin culpa. Si te lo comes con culpa, ¡no vale! Disfrútalo, calma tus antojos y tampoco exageres en las porciones.

Recuerda que eres corredor y que el ejercicio es parte de un estilo de vida saludable, de no fumar, no beber y, lo más importante, de llevar una dieta sana. ¡Así que no de dejes ir! Está bien darnos algunos gustos, pero sin perder el buen camino.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas