Mejora tus defensas y ¡no te enfermes!

A nadie le gusta enfermarse, y menos en estas fechas. Mejor aprende a prevenirlo con un estilo de vida saludable.
Ciudad de México -

El sistema inmunológico es la defensa de nuestro cuerpo contra virus y bacterias. Su función es reconocer, atacar y destruir los elementos que son ajenos al cuerpo. Entonces si queremos estar protegidos, debemos reforzarlo. Te daré algunos consejos para que, alimentándote de manera saludable, haciendo ejercicio y manteniendo a tu cuerpo con el descanso que requiere, logres sobrevivir a las enfermedades en esta época invernal.

1. Aumenta tu consumo de vitamina C. La vitamina C ayuda a reforzar nuestras defensas y, aunque no es un hecho que por consumirla no nos enfermaremos, es necesario cubrir nuestros requerimientos diarios. Las principales fuentes de este nutrimento son las frutas y verduras, las que lo contienen en mayor cantidad: guayaba, kiwi, fresa, naranja, pimiento, col de Bruselas, brócoli, coliflor. Algo que debemos tomar en cuenta es que la vitamina C se oxida entonces, si preparamos un jugo de naranja por la mañana y nos lo tomamos horas después, las cantidades de vitamina C que este contenga serán mínimas. Si vas a tomar jugo o a picar fruta, debes consumirlos al instante.

2. No dejes de correr. Dentro de los muchos beneficios que el ejercicio trae a la salud, se encuentra el reforzar nuestro sistema inmunitario. El hacer ejercicio moderado (menos de dos horas al día, tampoco es manda), reduce el riesgo de contraer alguna enfermedad del tracto respiratorio, en comparación con las personas que no hacen nada de ejercicio. Además, se ha visto que las personas activas que se enferman, tienen un menor número de días con síntomas. Así que aunque haga frío, salte a correr un ratito, y podrás compensar los excesos de las fiestas.

3. Si quieres algún suplemento, la Equinácea es la indicada. Puede venir junto con vitamina C, o sola. Es natural y ayuda a nuestro propio sistema inmunológico, preparándonos para atacar más fuerte a los virus y bacterias, y de igual manera disminuye los síntomas y el tiempo de recuperación.

Recuerda tomar muchos líquidos, pues aunque haga frío puedes llegar a deshidratarte. Vístete con las capas apropiadas de acuerdo al clima, y no olvides llevar una muda de ropa para cuando termines de correr, pues en ese momento comenzarás a enfriarte y tienes más riesgo de enfermarte. ¡Mantente fuerte y disfruta de la temporada!

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas