Errores que no puedes cometer si quieres bajar de peso, corriendo

Estamos en la época de los buenos propósitos y de recuperar la figura perdida en las fiestas.
Ciudad de México -

Estamos en la época de los buenos propósitos y de recuperar la figura perdida en las fiestas. Si empezaste a correr para bajar de peso, lo más probable es que te guste y ya no lo puedas dejar. Te quiero dar algunos consejos para que el esfuerzo que estás haciendo, se vea reflejado y valga la pena. Estos son errores comunes que debes evitar.

1. Pensar que puedes darte más permisos. Es cierto que el ejercicio hace que consumas más calorías a lo largo del día, pero si no cambias tus hábitos de alimentación, no bajarás de peso. Habrá quienes corran y, sin cuidar su dieta lo logren, pero recuerda que cada metabolismo es diferente y tarde o temprano, la alimentación tendrá un valor mayor. Entonces no te confíes, no por hacer ejercicio puedes comer todo lo que quieras, mejor date sólo algún permiso de vez en cuando.

2. El extremo, hacer dietas estrictas. Una alimentación saludable debe adaptarse a tu rutina de ejercicio y mantenerte con energía durante los entrenamientos y el resto del día. Si recurres a dietas muy bajas en calorías, bajarás rápidamente de peso, pero perderás masa muscular y no rendirás lo suficiente, por lo que en una o dos semanas terminarás por rendirte. No es normal sentirte cansado por haber entrenado. Si requieres una asesoría personalizada, es mejor que lo consultes con un especialista.

3. Tomar bebidas deportivas cuando no lo necesitas. Como su nombre lo dice, las bebidas deportivas son para quienes practican deporte y tienen un gran desgaste físico. Nos reponen los electrolitos que perdemos con el sudor, pero también contienen algo de azúcar para mantenernos con energía. Esta azúcar puede ser muy útil cuando el entrenamiento es intenso, pero perjudicial si la rutina no lo requiere. Si vas a correr menos de una hora, a un ritmo tranquilo, es mejor que te hidrates con agua natural.

4. Tardarte mucho en comer algo después de correr. Tu oportunidad de recuperación, empieza desde el minuto en que terminas de entrenar, y dura máximo una hora. Si no comes nada en ese lapso de tiempo, te sentirás cansado durante el día, con sueño y, la peor parte, es que te darán ataques y ansiedad de azúcar por no haberte recuperado bien después del ejercicio.

5. Sentirte “a dieta”. Un corredor es saludable todo el año, no únicamente cuando quiere bajar de peso. Esto no debe ser una “dieta”, sino un estilo de vida. Los hábitos de alimentación que adquieras ahora te ayudarán a rendir mejor en tu entrenamiento, además de mantener tu peso. Aprenderás que si comes mal, al otro día te costará trabajo correr, o tu estómago te lo reclamará. Disfruta de esta experiencia, pues debe ser algo agradable y que te motive a seguir adelante.

Por ahora no te preocupes por los kilos que te faltan, concéntrate en las cosas buenas, por ejemplo, en el bienestar que sientes al levantarte a correr todos los días, la energía con la que vives cada día, y la gente con la que compartes experiencias. Los cambios en tu cuerpo se notarán en su momento.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas