Federer, como los buenos vinos

A sus 36 años, Federer le ha mandado un mensaje sólido a Nadal, Djokovic, entre otros: El mejor de la historia está más fuerte que hace ocho años y va por el número uno del mundo. Y lo va a conseguir.
  • Para el pequeño Oli por sus 3 años
COLUMNA INVITADA -

Antes de perder con Juan Martín del Potro en el US Open de 2009, Roger Federer había llegado a 20 finales de Grand Slam a sus 28 años, de esas había ganado 15 y perdido cinco. Las cinco derrotas fueron contra un solo hombre: Rafael Nadal.

En el 2010, Federer comenzó ganando el Abierto de Australia y se pensó que la derrota con Del Potro había sido solo un accidente, pero en aquel año Rafael Nadal ganó Roland Garros, Wimbledon y el US Open. Todos pensaron que el inicio del fin de Federer había comenzado.

Con una sequía en los últimos tres Grand Slam del 2010, esta racha se amplió a todo el 2011, en el 2012 ganó Wimbledon, pero no pudo ganar otro torneo grande, en el 2013 se fue en blanco. En el 2014 pasó lo mismo y se repitió la historia en el 2015 y el 2016.

Cada torneo en el que jugaba el suizo se decía que podía ser el último. De plano en el segundo semestre del 2016 Roger no volvió a jugar tenis (después de Wimbledon) y Nike empezó a buscar un reemplazo en la ropa para tener un nuevo icono que vistiera con la formalidad del suizo.

La pregunta era ¿por qué Federer no se retira si después del Abierto de Australia de 2010 y hasta el US Open de 2016 solo pudo ganar un Grand Slam en Wimbledon del 2012?

En esa época un serbio se hizo presente para ganar lo que Roger no pudo: Novak Djokovic, quien durante ese lapso jugó 19 finales de Grand Slam y ganó 11 de ellas. A su vez, Rafael Nadal llegó a 15 finales y ganó 10. Entre estos dos hombres se dio la rivalidad más jugada de la historia. Ni Borg vs. McEnroe, Agassi vs. Sampras, Connors vs. Lendl, o el mismo Federer vs. Nadal, jugaron tantas veces como Djokovic vs. Nadal.

Entonces el ocaso de Roger Federer se hacía más evidente hasta llegar al Abierto de Australia de 2017, cuando Roger partió de un lejano lugar 14 en la siembra. Nadie apostaba por él, pero ese torneo representó el resurgimiento del suizo, y al ganarle en la final a Rafael Nadal, Federer pasó a ser del tenista en el ocaso, al mejor de la historia por repetir un Grand Slam después de 14 años.

Y 2017 significó el ejemplo de un tenista que se dosificó y jugó a lo que tenía que ganar. Se llevó Indian Wells y Miami y se guardó toda la temporada de arcilla para cuidar su cuerpo. Volvió a ganar en Wimbledon y solo jugó un Masters 1000 en Montreal, donde perdió la final con Alexander Zverev. Por dolores en la espalda no jugó más hasta el US Open, donde perdió en cuartos de final en un gran partido contra Del Potro.

Para el cierre de año, Federer jugó donde se siente más cómodo junto con Wimbledon: las canchas techadas para ganar el Masters 1000 de Shanghái y el torneo de Basilea en su natal Suiza.

Aunque perdió en las semifinales del Masters ATP ante David Goffin, el 2017 representó el regreso del año para Roger Federer. No quedó como uno del mundo porque Nadal jugó más torneos e hizo más puntos, pero en la práctica Roger fue literalmente imbatible. Cuando tienes un año así, pocos piensan que lo puedas repetir, pero este fin de semana Federer volvió a demostrar que el 2017 no fue una casualidad y volvió a ganar un Grand Slam. En los últimos 12 meses, ha ganado más que los que obtuvo del 2010 al 2016.

A sus 36 años, Federer le ha mandado un mensaje sólido a Nadal, Djokovic, Murray, Zverev, Thiem, Wawrinka, Kyrgios y Cilic, entre otros: El mejor de la historia está más fuerte que hace ocho años y va por el número uno del mundo. Y lo va a conseguir.

ACADEMIA CONADE DE TENIS

Este fin de semana se jugaron torneos estatales de tenis alrededor del país y todos los miembros de la Academia Conade de tenis que viven en el Centro Nacional de Alto Rendimiento (CNAR) quedaron campeones. Felicidades a Julia García (Michoacán), Fernanda Castillo (Hidalgo), Paulina Loretz (Edomex) y Andrés Cortés (Puebla), quienes ganaron la categoría de 16 años y menores; así como a Giancarlo Navarro (Puebla) en 14 y menores.

Como dato curioso en la final del Estado de México, Paulina le ganó a Valentina, su hermana gemela y también miembro de la Academia Conade de Tenis.  

Twitter: @ACC_Castillo

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas