Suplementos, ¿son realmente efectivos? Conoce los que sí están aprobados

Conoce más los grupos de estos suplementos y sus grupos
Ciudad de México -

Los suplementos alimenticios están muy de moda y, actualmente, existen múltiples opciones a nuestro alcance. Aunque sabemos que una dieta equilibrada puede cubrir todos nuestros requerimientos sin necesidad de consumirlos, es importante saber cuáles son los que sí se pueden utilizar de manera segura y que tienen que ver con el rendimiento deportivo. Hablaremos sobre el Sistema de Clasificación ABCD, elaborado por el Instituto Australiano del Deporte (AIS por sus siglas en inglés).

Esta clasificación, divide no a los suplementos, sino a los ingredientes con los que están elaborados, en cuatro grupos, determinando si un producto es seguro, legal y efectivo.

Grupo A. Suplementos aprobados. Su uso está permitido para cualquier atleta, son seguros y está comprobado científicamente que mejoran el rendimiento deportivo junto con una dieta equilibrada. Me enfocaré en explicar más este grupo, ya que son los número uno.

Alimentos deportivos. Bebidas deportivas (con hidratos de carbono y electrolitos), geles, proteína de suero de leche, barras energéticas, comidas líquidas (liquidmeal), electrolitos. Ayudan a reemplazar los nutrimentos que perdemos durante la actividad física de una manera práctica y fácil de transportar.

Suplementos vitamínicos. Hierro, calcio, multivitamínicos, vitamina D, probióticos. Su objetivo es tratar deficiencias de estas vitaminas y minerales, y su uso debe ser supervisado por un profesional de la salud.

Suplementos para rendir mejor. Cafeína, B-alanina, creatina, bicarbonato, jugo de betabel. Algunos los beneficios de manera general son: mejor recuperación muscular, mayor fuerza y probabilidad para aumentar músculo, mejor capacidad aeróbica, menor sensación de fatiga.

Grupo B. Suplementos bajo consideración. Caen en este grupo los suplementos que no cuentan con evidencia científica para recomendar su uso. A pesar de ello, pueden ser utilizados como parte de alguna investigación, o como tratamiento clínico recomendado por un profesional. Ejemplos: carnitina, vitamina C y E, omega-3, glucosamina, cúrcuma, bayas exóticas, glutamina.

Grupo C. Suplementos con limitadas pruebas de efectos benéficos. Tampoco cuentan con evidencia científica para ser recomendados y no son administrados a ningún deportista bajo programas específicos. Es decir, los que sólo puedes consumir “bajo tu propio riesgo”. Ejemplos: ribosa, coenzima Q, ginseng, picolinato de cromo, triglicéridos de cadena media, piruvato.

Grupo D. Suplementos prohibidos. Son los que bajo ningún motivo deben utilizarse, no sólo por el riesgo de producir un doping positivo, sino también por poder causar problemas a la salud. Aquí entran los estimulantes y las prohormonas o elevadores de hormonas, principalmente los elevadores de la testosterona.

Ahora ya sabes qué tipo de suplementos son seguros, sin embargo, recuerda que siempre es mejor contar con la ayuda de tu nutriólogo deportivo. Él te podrá orientar mejor en cuanto a marcas, la dosis exacta que requiere tu cuerpo y recomendarte lo que vale la pena de acuerdo a tu deporte.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas